Adolescentes usando las redes sociales

Las redes sociales no tienen por qué ser un peligro para nuestros hijos adolescentes si antes hablamos con ellos sobre la forma en que deben gestionarlas y sobre cómo deben actuar en ellas.

Los niños utilizan las redes sociales cada vez a edades más tempranas. No es nada extraño ver a niños de 3 ó 4 años mirando vídeos de dibujos en Youtube. Si bien una cuestión es ver vídeos y otra muy diferente crearse un perfil en un canal social como Instagram o Tik Tok y comenzar a compartir contenido.

Prohibirles su uso a partir de una determinada edad (12-13 años) sería contraproducente, ya que, por un lado, es la forma que los adolescentes actuales tienen de comunicarse con sus iguales y, por otro lado, lo único que conseguiríamos es añadirles «más atractivo» al estar prohibidas.

Además, lo más seguro es que las usaran de todos modos cuando no les veamos y encima no podrán contar con nuestros consejos y orientación.

Adolescente con móvil

¿Qué debemos hablar con ellos antes?

Lo mejor que podemos hacer los padres cuando un hijo adolescente y pre-adolescente nos pide abrir un perfil en una red social es hablar con él (o ella) de tres aspectos importantes:

  1. Gestión de la privacidad en las redes sociales

    Todas las redes sociales permiten a los usuarios gestionar su privacidad para hacer su perfil más o menos accesible a los demás. En el caso de los menores, lo mejor es que cierren su perfil al máximo, es decir, que especifiquen que tanto su perfil personal (fotografía y datos biográficos) como el contenido que comparten SOLO lo vean sus contactos directos. Es decir, que NO sea público y accesible para cualquier persona que esté en esa red social.

Como padres, debemos asegurarnos que el perfil de nuestros hijos está lo suficientemente cerrado como para mantener una privacidad y seguridad.

  1. Contenido a compartir

    Debemos preguntar a nuestros hijos qué tipo de contenido quieren compartir en la red social. Lo más seguro es que nos digan que fotografías y vídeos. Hay que explicarles que NO pueden compartir cierto tipo de imágenes (provocativas o con poca ropa, etc) pues es algo que pertenece a su privacidad y que nadie debería ver.

Conviene recordarles que una vez que esas imágenes se suben a una red social, se pierde el control sobre ellas y quedarán ahí para siempre. Una buena idea para que entiendan qué tipo de imágenes o vídeos pueden compartir es que se hagan la siguiente pregunta «¿Qué pensaría mi abuela si viera esta foto o vídeo?». También hay que explicarles que muchas personas ven lastradas o perjudicadas sus carreras por ciertos contenidos que publicaron en su día en las redes sociales.

Internet está lleno de historias de este tipo. En mis cursos para adultos les aconsejo a mis alumnos no publicar fotos tomando copas de noche o en actitudes que no les gustaría que viera un reclutador de talentos de una empresa. Pues lo primero que hace el personal de recursos humanos es revisar los perfiles sociales de los candidatos antes de contratarlos. Por el mismo motivo, les aconsejo no publicar nada relacionado con política, religión, deportes o cualquier otro tema que pueda suscitar polémica y que haga que nos «encasillen» en una determinada postura o posición.

  1. Qué nuevos contactos deben admitir

    Hay que explicarles que deben usar la red social para mantener el contacto con sus amigos y compañeros. Lo cual implica que NUNCA deben admitir como nuevos contactos a desconocidos o a personas que conozcan muy poco. Conviene explicarles que muchas veces adultos con malas intenciones (pederastas o ladrones) se crean perfiles falsos en las redes sociales y se hacen pasar por adolescentes con una foto y una biografía que no es la suya. Su intención nunca es buena. Pueden intentar sacar imágenes o vídeos pornográficos de los niños o bien contactar con ellos para averiguar donde viven y después robar en la casa cuando el niño indica que la familia está de vacaciones.

Tenemos que llevar el «No hables con desconocidos» que solemos decir a los niños también a Internet.

Un último consejo, si damos permiso a nuestro hijo para abrir un perfil en una red social, nosotros como padres deberíamos abrirnos también un perfil en esa misma red y tener al menor como contacto. De esta manera sabremos qué personas tiene como contactos, qué tipo de contenido publica y podremos conocer los comentarios que le dejan de forma pública. Así podemos estar más tranquilos sobre el uso que le esté dando a la red social.

Muchos adolescentes comienzan su andadura social a través de Youtube, Instagram o Tik Tok. Si quieres saber más sobre esta última plataforma, puedes leer mi post sobre Tik Tok , consejos para un uso seguro de esta red social

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *