Disgrafía

¿Qué es la disgrafía?

Se trata de un trastorno del aprendizaje por el que los niños que lo padecen tiene dificultades para escribir correctamente.

En ocasiones la disgrafía se presenta al mismo tiempo que la dislexia aunque se trata de dificultades diferentes, pues la dislexia afecta a la lectura mientras que la disgrafía lo hace a la escritura.

Características.

 

Ausencia de problemas de retraso intelectual. No existen problemas en el desarrollo emocional, ni situaciones socioculturales que justifiquen su aparición.

Los trazos en la escritura a mano no son uniformes y se observa una falta de control en la presión del instrumento de escritura.

A menudo tienen tendencia a escribir casi tumbados sobre la mesa, realizando una letra irregular, de distinto tamaño de palabras y letras dentro del mismo párrafo

Movimientos lentos cuando escriben, con dificultades para organizar las letras dentro de una misma palabra o frase, (dejando espacios enormes a la hora de escribir las palabras       «ca     ma»).

Presentan numerosos errores ortográficos y gramaticales.

Pueden tener dificultades para expresar sus propios pensamientos en la redacción, copia o dictado

Tipos de disgrafía

Existen diferentes clases de disgrafías:

Disgrafía Motriz: el niño comprende la relación entre los sonidos y la grafía a la que corresponde, pero tiene dificultades en la escritura debido a su motricidad deficiente.

Sus características son las siguientes características:

  • Lentitud a la hora de escribir
  • Letras mal trazadas por lo que pueden confundirse con otras
  • Manejo incorrecto del lápiz.
  • Postura inadecuada al escribir.

Disgrafía específica: dificultad para percibir las formas, la orientación espacial y temporal, el ritmo, etc. de las letras que forman las palabras.

Sus características son:

  • Rigidez en la escritura con tensión en el control de la misma.
  • Escritura irregular pero con pocos errores motores.
  • Letras difusas o deficiente organización de la página.
  • Escritura torpe. La copia de las palabras supone una gran dificultad.
  • Escritura muy regular, pero lenta pues el niño se afana por la precisión y el control.

Diagnóstico de la disgrafía.

Para realizar el diagnóstico se valora el grado de alteraciones que presenta el niño y la frecuencia del error cometido para lo que utilizamos diferentes estrategias:

  • Las producciones escritas que realiza en el aula, observando los fallos que comete.
  • Una prueba de escritura espontánea 
  • Además una copia en letra de imprenta y otra de letra cursiva, para comparar los fallos que comete con una y otra modalidad