Dislexia

La dislexia es el trastorno más frecuente  entre la población en edad escolar. Su prevalencia se estima entre un 5 y un 17%, (Shywitz, 1998), siendo más frecuente en niños que niñas.

¿Qué es la dislexia?

La Asociación de Dislexia y Familia DISFAM (www.disfam.org) define la dislexia como: 

“Trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del #neurodesarrollo”.

#Trastornos del Neurodesarrollo: de acuerdo con la definición ofrecida por el Dr. Josep Artigas, trastornos del neurodesarrollo hace referencia al funcionamiento del sistema nervioso central.

Los problemas que se producen, tienen lugar durante la maduración del cerebro.

Se trata, pues, de problemas que se inician en la infancia y que se expresan de forma diferente en distintas etapas del crecimiento, evolucionando con la madurez

Atendiendo a su carácter específico, no se consideran disléxicos los niños que tienen baja capacidad intelectual o retraso madurativo, con alguna discapacidad psíquica o física, no escolarizados o que viven en ambientes desfavorecidos.

Síntomas de la dislexia

El CIE-10, que determina la clasificación y codificación de las enfermedades, argumenta que los disléxicos manifiestan dificultades para:

  • Recitar el alfabeto.
  • Denominar letras.
  • Realizar rimas simples.
  • Para analizar o clasificar los sonidos.

Además su lectura se caracteriza por:

  • Omitir letras.
  • Sustituir unas por otras.
  • Al escribir una palabra, poner más letras de las que le corresponde.
  • Lentitud al leer.
  • Vacilaciones, (poca fluidez).
  • Problemas de seguimiento visual y déficit en la compresión.
  • Problemas de comprensión.
  • Memoria a corto plazo.
  • De acceso al léxico.
  • Confusión entre la derecha y la izquierda.
  • En la comprensión de las nociones espacio-temporales.

Es importante tener en cuenta que no existen dos disléxicos idénticos ni todos tienen que presentar todas estas características.

Uno de los grandes obstáculos de la dislexia en nuestro país, es la incompatibilidad con el sistema educativo, ya que todos los aprendizajes se realizan a través del código escrito.

El niño disléxico no puede asimilar ciertos contenidos, porque no puede llegar a su significado a través de la lectura.

La ignorancia que suelen presentar algunos docentes ante este tipo de problemas, suele desembocar en la creencia errónea de que este tipo de comportamientos en los alumnos se debe a puro desinterés, “sin comprender que al realizar este tipo de tareas, estos niños se sienten como si de repente, cualquiera de nosotros nos viéramos inmersos en una clase de escritura china” (información extraída de la web: www.ladislexia.net)

Diagnóstico del disléxico

Cuando se sospecha que un alumno tiene dislexia, es importante hacer una evaluación  para hacer un diagnostico correcto.

Puede requerir la participación de diferentes profesionales:

  • Oculista y otorrino, para descartar problemas en la visión y audición  que estén afectando los aprendizajes del niño
  • Los padres y profesores del niño, quienes pueden dar información de sus puntos fuertes.
  • El especialista en dificultades de aprendizaje, encargado de analizar las áreas donde el niño está teniendo problemas mediante una evaluación completa.

Esta evaluación estudiará:

  • El desarrollo emocional y social del alumno.
  • El potencial de aprendizaje.
  • Su rendimiento académico.
  • Sus habilidades lectoras y escritoras.

Trastornos asociados a la dislexia

En ocasiones los alumnos que tienen dislexia, presentan otros trastornos asociados a la dislexia, como:

  • Trastorno por Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad. Una tercera parte de los alumnos que tienen dislexia, tienen además Déficit de Atención.
  • Disgrafía, según la definición del DSM 5: “impedimento en la expresión escrita”, que puede afectar su capacidad para escribir correctamente, produciendo de esta forma, una escritura desordenada.
  • Discalculia. También conocida como “dislexia de las matemáticas”. Se refiere a la dificultad para entender y trabajar con los números y los conceptos matemáticos.
  • Dificultades del funcionamiento ejecutivo, que afecta a su capacidad para planificar, organizar, dar prioridad a las actividades más importantes.
  • Trastorno del procesamiento auditivo, que afecta su capacidad para reconocer, (discriminar) adecuadamente los sonidos que componen las palabras.
  • Trastorno del procesamiento visual, que puede dificultar la forma y orientación de las letras. Esto puede producirles visión borrosa o tener la sensación de las letras “parecen moverse” en la página.

 

Tipos de dislexia

Cuando iniciamos el proceso de aprender a leer tenemos que memorizar y recordar los sonidos que corresponden a cada una de las letras o grafías.

Cuando leemos las palabras, lo hacemos despacio, recordando qué sonido corresponde a las grafías. Vamos asignando a cada letra el sonido que le corresponde.

Se trata del primer estadio de la lectura, estamos descodificando usando la Ruta Fonológica

A medida que vamos leyendo más, memorizamos las palabras más frecuentes, hasta que llega un momento en que ya no tenemos que descodificarlas. Somos capaces de leerlas a golpe de primer vistazo.

Empezamos a utilizar la  Ruta Léxica o Directa.

La primera ruta nos permite leer palabras desconocidas”

La segunda, leer con rapidez, ser un lector eficaz”

Atendiendo a este criterio las dislexias se dividen en:

Dislexia Fonológica: el niño no es capaz de recordar qué fonema (sonido) corresponde a cada grafema (letra). No es capaz de leer las palabras nuevas, desconocidas. No tienen problemas con las palabras que conocen. 

Cuando un niño presenta este tipo de dislexia, suelen cometer errores como los señalados a continuación:

  • Confusiones entre letras similares: d-b, p-q, b-g, u-n, g-p, d-p.
  • Inversiones de letras y sílabas: Lapa/pala, Pader/padre, rapa/arpa.
  • Omisiones: Ten/tren.
  • Reiteraciones: Cocicina/cocina.
  • Sustituciones: Lagarto/letargo.
  • Invenciones de palabras: Qué/ y de que.
  • Vacilaciones ante las palabras desconocidas: Cu-cur-curlo.
  • Lectura más fluida con las palabras conocidas, presentando dificultad con las palabras desconocidas, en las que, además, presentan numerosos errores ortográficos.
  • Salto o repetición de línea.
  • Falta de ritmo en la lectura.
  • Gran lentitud a la hora de leer.
  • En ocasiones leen en voz baja antes de hacerlo en alto, para poder hacerlo mejor, cosa que no consiguen y que añade lentitud a la lectura.
  • Falta de sincronía de la respiración con la lectura: no paran adecuadamente ante los signos de puntuación, de modo que las frases se amontonan o que se corten en lugares donde no corresponde.
  • Dificultad en seguir la lectura: se equivocan de línea cuando se acaba el renglón, lo que les obliga a señalar el texto con el dedo.

Dislexia Visual: dificultades en la percepción y discriminación viso espacial. Puede leer correctamente a través de la Ruta Fonológica, (las palabras nuevas), pero no a través de la Ruta Visual, (que permite leer con velocidad). Al leer decodifican continuamente, lo que produce una lectura lenta.

Cuando un niño presenta este tipo de dislexia, suelen cometer errores como los señalados a continuación:

  • En la discriminación de las letras o grupos de letras semejantes, ejemplo: (h/n, n/m, f/t, c/e, los/les, sal/sol).
  • Con las palabras homófonas, (se leen igual pero significan cosas diferentes, como vaca- animal- y baca de coche).
  • Deletreo y silabeo, ejemplo: Cada día voy mejor       ca-da dí-a vo-y me-jor).
  • Errores de acentuación suprimiendo o colocando estos en sitios incorrectos, (sólo en etapas iniciales de lectura), ejemplo: Árboles/arbolés/arboles.
  • Con la Ortografía arbitraria que siguen reglas ortográficas por lo que es necesario memorizarlas, ejemplo: Jefe/gefe, queso, ceso.

Dislexia Mixta o profunda: dificultades en ambas rutas de lectura, cometiendo principalmente errores de tipo fonológico y de base viso-especial descritos en los apartados anteriores.

Cuando un niño presenta este tipo de dislexia, suelen cometer errores como los señalados a continuación:

  • De tipo fonológico descritas en un punto anterior.
  • De base viso-espacial, (descritas en apartado Dislexia Visual).
  • Errores semánticos al establecer asociaciones de significado, por ejemplo: Cambiar  “mar” por “playa”, “coche” por “vehículo.