Comprensión Lectora. Como desarrollarla

 

La comprensión lectora es una habilidad imprescindible para poder aprender y tener éxito en la vida pues casi todo lo que tenemos que estudiar hay que leerlo. ¿Te gustaría saber por qué algunos niños no la tienen?  Si tu respuesta es afirmativa, te invito a acompañarme

 

influencia de la comprensión lectora en el gusto por la lectura

 

Qué se entiende por comprensión lectora

 

Comprender lo que se lee no es únicamente ser capaz de leer las palabras de un texto, si no de entender el significado que el autor quiere transmitir con ellas. Si entendemos lo que leemos somos capaces de:

  • Resumir el texto
  • Explicarlo con nuestras propias palabras.
  • Dar un juicio de valor sobre lo que acabamos de leer
  • Imaginar diferentes finales
  • Asimilar la información

 

Los alumnos con falta de comprensión lectora tienen  fracaso escolar, por eso,  cuando un niño no tiene éxito en los estudios es necesario averiguar si tiene problemas de lectura.

Si deseas saber lo que puedes hacer para desarrollar la comprensión lectora del niño, debes tener claro cómo aprende a leer nuestro cerebro y para ello debes conocer un poco la teoría en la que se apoyan las estrategias que le ayudarán a conseguirlo.

Vamos a ir por partes:

Cómo saber si el niño tiene comprensión lectora.

 

En el vídeo que puedes ver a continuación tienes un explicación breve que te ayudará a saber si tiene dificultades de este tipo. No sirve para hacer un diagnóstico, sin embargo te ayudará a tener una primera aproximación muy acertada

 

 

Posibles Causas de la falta de comprensión lectora

 

 

es importante descubrir si el niño tiene buena comprensión lectora

 

La falta de comprensión lectora puede estar producida por diferentes factores. Entre otros:

Descodificar con dificultad:

 

El primer paso para aprender a leer es recordar cómo se llama cada letra y cómo suena. Por eso, cuando el niño aprenden a leer lo hacen despacito, silabeando.

Esto es así porque van asignando los sonidos, (fonemas) que le corresponde a cada letra, (grafema). Es decir, no  han automatizado el proceso y lo hacen poquito a poco

Se trata del primer nivel de lectura que les permite leer descodificando a través de la Ruta Fonológica o Vía Léxica.

Cuando los recursos cognitivos se centran en este trabajo se pierde en comprensión. A medida que el niño va leyendo más, memoriza las palabras más frecuentes y las leen sin tener que decodificarlas, a «golpe de primer vistazo»

Reconocerlas de esta forma le permite leer con velocidad y cuando lo consigue están utilizando la Vía Subléxica o Ruta Directa.

De esta forma los recursos cognitivos pueden dedicarse a comprender el textoDar este paso es necesario para convertirse en buenos lectores. Muchos niños con poca comprensión lectora no han automatizado este proceso.

Escasez de vocabulario:

 

Poseer un buen nivel de vocabulario es necesario para comprender las palabras poco frecuentes y los niños que no lo tienen presentan dificultades para entender los conceptos de los que hablan los textos y no asimilan la información

Problemas de memoria:

 

Es importante tener una adecuada memoria a corto plazo para retener la información que vamos leyendo y unirla a los conocimientos previos que tenemos sobre el tema. Cuando existen dificultades en ella, suele haber una mala comprensión lectora.

Trastornos que afectan a la comprensión lectora:

 

La falta de comprensión lectora puede estar producida por diferentes trastornos, entre otros:

a- Dislexia.

b- TDAH, (Trastorno por Déficit de Atención e hiperactividad).

c- Retraso de lenguaje.

d- Discapacidad intelectual.

Hoy nos centraremos en la Dislexia.

Como aprende a leer nuestro cerebro.

 

niño trabajando la comprensión lectora

 

 

La neurociencia  nos dice que el aprendizaje de la lectura no es  natural para nuestro cerebro.

Neurociencia: es el campo de la ciencia que investiga nuestro cerebro: estructura, funciones y funcionamiento. Neurociencia

Por eso, para aprender a leer es necesario seguir un proceso de aprendizaje complejo que requiere comprender:

  • Que las palabras con las que nos comunicamos están formadas por sonidos.
  • Y que estos sonidos se pueden representar a través de unos símbolos, (las letras o grafemas).

 

Se trata de Conciencia Fonológica, sin la cual no podemos realizar este aprendizaje. Para hacer esto  utilizamos:

  • El oído que nos permite distinguir los sonidos que componen las palabras.
  • La vista nos ayuda a procesar su orientación espacial pues algunas letras sólo se diferencian en la simetría, por ejemplo: /p/,  /b/

Algunos niños adquieren esta capacidad sin problemas, pero otros tienen que aprenderlo.

Conciencia fonológica y comprensión lectora

 

la comprensión lectora se puede trabajar y desarrollar

 

 

Cuando leemos transformamos las letras de las palabras escritas en sonidos. Reconocemos dichos sonidos como aquellos que forman las palabras habladas. Es decir, somos capaces de identificar auditivamente todos los sonidos que componen las palabras.

Podemos hacerlo gracias a la conciencia fonológica. Esta capacidad es fundamental en el aprendizaje inicial de la lectura y la escritura. Los niños que no la tienen desarrollada presentan dificultades para aprender a leer, su lectura es lenta y laboriosa, por lo que no son capaces de comprender lo que leen

Las personas con Dislexia tienen este problema.

Qué es la Dislexia

 

La Asociación Internacional de Dislexia, (IDA), nos dice:

Se trata de una dificultad específica del aprendizaje, (DEA) cuyo origen es neurobiológico, es decir, la causa se encuentra en el cerebro y produce dificultades en:

La capacidad de leer las palabras escritas con precisión y fluidez.

La descodificación, es decir, ser capaz de asignar de un modo automático a cada letra el sonido que le corresponde

El deletreo: saber pronunciar el nombre de las letras que componen las palabras, respetando su orden.

 

Se da en niños sin dificultades físicas ni psíquicas que tienen una inteligencia normal, incluso muy inteligentes. Que se han criado un entorno familiar y educativo rico y estimulante. Y se manifiesta cuando se inicia el aprendizaje lectoescritor.

Características de la Dislexia

 

  • Tiene un gran componente genético, es decir, es hereditario y es más frecuente en los hombres.
  • Unos 700 millones de personas en el mundo padecen este trastorno.
  • Se trata de la causa más frecuente de los problemas de lectura y escritura.
  • A menudo los niños disléxicos también tienen dificultades:
    • De coordinación motora.
    • Para cálculo mental.
    • En la capacidad de concentrase en una tarea .
    • La planificación y organización de sus actividades.
  • No suele detectarse a tiempo por lo que pocos niños reciben el tratamiento adecuado.
  • Frecuentemente va asociada a TDAH, (trastorno por Déficit de Atención e hiperactividad).

Dislexia y Comprensión Lectora

 

Para asimilar la información de lo que leemos es necesario tener cierta velocidad lectora. No quiere decir leer como un loro si no de reconocer las palabras a «golpe de primer vistazo», pronunciando bien y entonando adecuadamente.

Las dificultades que produce la dislexia se traducen en una lectura lenta y vacilante. Cuando las personas que la padecen llegan al final del texto, han perdido el hilo y no recuerdan la información.

El cerebro de las personas disléxicas

Se ha investigado mucho sobre el cerebro de los niños con dislexia, lo que ha permitido encontrar posibles causas de este problema, aunque los científicos no terminan de ponerse de acuerdo sobre toda esta información.

Te explico algunas de estas teorías:

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebro-vasculares de los Estados Unidos, las personas con dislexia procesan el lenguaje de forma diferente, es decir, tienen dificultades para identificar y manipular los sonidos del habla, por lo que les resulta difícil unir los sonidos que componen las palabras con las letras que les corresponden, como te indiqué en un punto anterior.

 

Un estudio publicado por la Universidad de Harvard por el Doctor Nadine Gaab, explica que los niños con dislexia tienen menos materia blanca en el cerebro que los niños sin dislexia, lo que sugiere que la dislexia puede estar relacionada con una conectividad reducida entre diferentes áreas del cerebro.

 

En otro estudio realizado por la Universidad de Cambridge se encontró que las personas con dislexia tienen una peor Memoria de Trabajo que las personas sin dislexia, lo que podría explicar por qué tienen dificultades para retener y procesar información escrita.

 

Nota: La Memoria de Trabajo se refiere a la capacidad de retener en la mente la información con la que estamos trabajando, procesar dicha la información y generar un resultado

Síntomas de la Dislexia en las diferentes etapas educativas:

 

La Dislexia se detecta a partir de los siete años, cuando se supone que el proceso lectoescritor está consolidado. Sin embargo puedes reconocer sus síntomas  en el niño de  Educación Infantil.

Estos síntomas van cambiando a medida que sube de cursos, aunque algunos se mantienen.

Educación Infantil, (3, 6 años):

 

la comprensión lectora en educación infantil

 

 

Importante:

  • Los niños disléxicos no necesariamente presentan todas las características que te indico.
  • Aunque un alumno tenga alguno de los indicadores, no siempre implica que tenga dislexia.
  • Cuando un alumno tiene dificultades de aprendizaje lo mejor es hacer un diagnóstico para saber a qué se debe.
  • Sin embargo si el niño presenta varios de estos síntomas, puedes pensar que tiene riesgo de ser disléxico.
  • Las dificultades del niño disléxico pueden presentarse en:

 

El Lenguaje y el Habla:

 

  • Con problemas de articulación.
  • Vocabulario escaso.
  • Confunde palabras que tienen sonidos parecidos.
  • Habla tardía, (emitir frases a los dos años o más tarde).
  • Antecedentes familiares de problemas de lenguaje o de lectura y escritura.

 

En los aprendizajes:

 

  • Le cuesta identificar los sonidos y asociarlos a las letras.
  • Tiene dificultades para reconocer su nombre y escribirlo.
  • Para rimar palabras.
  • Se aprecia un desfase entre su capacidad para otras áreas y su dificultad en el aprendizaje prelector.
  • Le resulta difícil aprender el nombre de los colores, de las letras o de los números.
  • Puede tener problemas para orientarse y situarse en el espacio y en el tiempo.
  • Tiene dificultades de atención y concentración.
  • En el último curso de esta etapa,  traza a menudo las letras en espejo.
  • Poca habilidad para recordar secuencias y series: días de la semana, series numéricas.

 

En el área motriz y espacial:

 

  •  Retraso en el conocimiento de su esquema corporal.
  • Confunde la izquierda y la derecha.
  • Le resulta difícil aprender a manejar las tijeras, abotonarse y subir la cremallera.
  • Adquiere lentamente las nociones espaciales, (delante/detrás, arriba/abajo, dentro/fuera).
  • Trabaja muy lentamente.
  • Dibujo muy pobre de la figura humana con respecto a su grupo de referencia.

Primer Ciclo de Primaria, (6, 9 años):

 

 

cómo hacer que el niño tenga buena comprensión lectora

 

 

Persisten las dificultades que tenía en la etapa anterior, sin embargo observamos:

 

En el Lenguaje y Habla:

 

  • Dificultades de articulación.
  • Su expresión verbal es pobre y no adquiere fácilmente vocabulario nuevo.
  • Le cuesta utilizar adecuadamente los tiempos verbales o para contar algo con coherencia.

 

En los aprendizajes:

 

  • En el Primer curso de Primaria lee menos de 35 palabras por minuto.
  • Segundo curso: menos de 60 palabras por minuto.
  • Tercero: menos de 85 palabras por minuto.
  • No consigue recordar los sonidos que corresponden a los símbolos gráficos.
  • Le cuesta automatizar la lectura mecánica.
  • Tiene dificultad para memorizar el alfabeto.
  • Le resulta difícil memorizar las tablas de multiplicar.
  • Realiza una lectura lenta, silabeante, con numerosas rectificaciones y regresiones.
  • Se salta de línea cuando está leyendo.
  • Tiene dificultad para resumir un texto después de haberlo leído o para contarlo con sus propias palabras.
  • En el aprendizaje de otra lengua presenta grandes dificultades.

 

En la lectura:

 

  • Cuando lee suele omitir letras, añadirlas, realizando inversiones, repeticiones o regresiones.
  • Su lectura es lenta y vacilante, le falta ritmo.
  • Lee sin respetar los signos de puntuación.
  • No recuerda lo que ha leído por falta de comprensión.
  • Gran dificultad a la hora de leer palabras desconocidas.

 

La escritura:

 

  • Cuando escribe suele omitir letras o palabras.
  • Cambia unas por otras.
  • Las invierte o añade letras que no corresponden.
  • Fragmenta las palabras cuando las escribe.
  • Omite las tildes y los signos de puntuación, (comas, puntos, admiraciones, etc).
  • Mezcla mayúsculas y minúsculas.
  • Construye frases pobres y mal estructuradas sintácticamente.

Segundo ciclo de Primaria, (9 a 12 años):

 

influencia de la comprensión lectora en el trabajo

 

 

Los indicadores en este momento van a depender del grado de dislexia del niño, de haber recibido o no el apoyo pedagógico adecuado y también de su desarrollo intelectual.

Persisten indicadores de riesgo de la etapa anterior:

 

Lenguaje y Habla:

 

  • Tiene dificultades para elaborar y estructurar las frases de un modo correcto.
  • Presenta dificultades de acceso al léxico, (encontrar la palabra precisa)
  • Dificultad en el uso de los tiempos verbales.
  • Le resulta difícil poner en palabras lo que piensa.
  • Baja comprensión verbal.

 

Aprendizajes:

 

  • Dificultades de atención y concentración.
  • Lentitud a la hora de hacer sus trabajos.
  • Persisten los problemas de orientación espacial y temporal.
  • Planifica mal sus tareas.

 

Lectura:

 

  • Baja velocidad lectora:
    • Lee menos de 100 palabras por minuto en 4º de Primaria.
    • Menos de 115 por minuto en 5º.
    • Y menos de 125 en 6º de Primaria.
  • Su lectura es lenta y laboriosa y no logra automatizarla.
  • Persisten las dificultades de comprensión lectora.
  • Tiene dificultad para comprender los enunciados de los problemas.
  • No ha conseguido automatizar las tablas de multiplicar.

Escritura:

 

  • Dificultad a la hora redactar composiciones escritas. Le cuesta inventar cuentos con consistencia temática.
  • Persisten los errores gramaticales.
  • Letra es irregular, poco elaborada.
  • Sus composiciones escritas son pobres, con poco vocabulario.

Educación Secundaria Obligatoria:

 

Encontramos las mismas dificultades de los cursos anteriores:

 

  • Sigue costándole mucho organizar y estructurar sus tareas.
  • Su velocidad de lectura es baja:
    • menos de 135 palabras por minuto en 1º de la ESO.
    • Inferior a  145 por minuto en 2º
    • Por debajo de 155 en 3º de la ESO.
  • Tiene dificultad para leer en voz alta con buena prosodia.
  • A la hora de escribir: pobreza de vocabulario, frases inconexas, omisiones de palabras y adiciones.
  • Invierte mucho tiempo en estudiar y en  hacer las tareas escolares, con malos resultados
  • Grandes dificultades para hacer deducciones y extraer consecuencias  de los textos leídos.

 

la comprensión lectora en niños con dislexia

 

Test para detectar el riesgo de ser disléxico en Infantil

 

Como te comenté, la Dislexia se detecta a partir de los 7 años. Con este sencillo test elaborado en la Universidad de Oviedo por Fernando Cuetos podrás saberlo antes de esta edad.

Su objetivo es analizar si tiene las habilidades previas para aprender a leer.

 

INSTRUCCIONES DE APLICACIÓN Y PUNTUACIÓN

 

Edad: a partir de los cuatro años.

La prueba consta de 6 tareas. Cada una de ellas tendrá una puntuación máxima de 5 puntos. El total de la prueba, por tanto, será de 30 puntos.

Tiempo de administración: 5 minutos aproximadamente.

Emplea tus propias palabras para que el niño entienda lo que debe hacer.

 

Discriminación de fonemas:

 

Tiene que decir si dos palabras son iguales o diferentes.

Puntuación: 1 punto por cada par realizado.

Haz la actividad como si se tratase de un juego. Le dirás dos palabras y él tiene que decir si son iguales o diferentes. Para que entienda lo que esperas de él, comienza con estos ejemplos:

«Te voy a decir dos palabras. Dime si son iguales o diferentes. Muy atento»

Gol – gol, (son iguales).

dar, bar, (muy parecidas pero no iguales. Son diferentes).

 

Ahora te toca a ti.

 

coz – coz

mil – mis, (muy bien, seguimos)

pan – paz

luz – luz

pez – tez

cal – col

fin – sin

 

Segmentación de Sílabas:

 

Evalúa la conciencia de sílaba. El niño tiene que separar la palabra en sílabas, dando palmadas o golpes en la mesa.

Se empieza con varios ejemplos. (su nombre, el tuyo o el de sus hermanos) y se continúa.

Puntuación: 1 punto por cada palabra bien segmentada.

“Te voy a decir una palabra. Fíjate cómo doy palmadas cuando la digo”:

  • Te digo casa y ahora lo hago con palmadas: ca-sa.
  • Ahora una más larga: ventana, y ahora con palmadas: ven-ta-na

Ahora te toca a ti:

dedo, vaso, (¡muy bien!), pera, lazo, cometa, oveja mariposa

 

Identificación de Fonemas: 

 

Para ver su capacidad de identificar fonemas, (sonidos) dentro de una palabra. El niño tiene que decirte si oye un sonido determinado dentro de una palabra.

Dile el sonido de la palabra aislado y debe repetirlo. Si no lo pronuncia bien no importa pues ahora lo que queremos es  comprobar si lo identifica. Luego dile una palabra que lo contenga. Por ejemplo:

  • Arrrroz
  • Rrrrramón
  • rrrío

Una vez comprobado que lo entiende, pasamos a la tarea

Puntuación:  1 punto por cada palabra correcta.

“Voy a decirte un sonido, /r/. Haz el sonido/rrrrr/

Repítelo conmigo.

Ahora te voy a decir unas palabras y me tienes que decir si ese sonido está ahí”.

¿Está /r/ en zorro?, (sí)

¿Está /r/ en pelo?, (no)

Ahora seguimos con otras

carro, sillón, ratón, rojo, piña

Puntuación Total:

 

Repetición de pseudopalabras:

 

Palabras que no significan nada cuyo objetivo es ver cómo decodifica. Para ello le vamos a decir una serie pseudopalabras y las tendrá que repetir.

Puntuación:  1 punto por cada palabra correcta.

“Te voy a decir unas palabras que no existen, porque me las he inventado y tú las tienes que repetir. ¿Preparado?.

Repite lo que digo”:

jepo, socata... muy bien!. ¿Preparado para continuar?

nigo, muspe, diplo, tingano, pelagro

Puntuación Total:

 

Repetición de Dígitos:

 

Nos permitirán comprobar la memoria fonológica que tiene el niño. Para ello tiene que repetir unas series de números. Se empieza con un número. Si lo repite bien, pasamos a dos, después a tres.

Si falla le damos otra oportunidad con la serie de la segunda columna.

Si fracasa en los dos intentos, interrumpimos la prueba y anotamos el número de dígitos que ha repetido bien. Se presenta al ritmo de un número por segundo.

Puntuación: La puntuación será el mayor número de dígitos repetidos correctamente.

“Te voy a decir unos números y tienes que repetírmelos. Presta mucha atención para no equivocarte”.

8 – 5

7 – 2

1 – 6

5 – 2 – 1

6 – 4 – 8

3 – 1 – 7

5 – 3 – 1 – 8

4 – 1 – 8 – 3 – 9

6 – 3 2 – 5 – 8

Influencia de la Fluidez Verbal en la comprensión lectora:

 

Nombres de animales.

En un minuto el niño debe decir el nombre de todos los animales que se le ocurran mientras nosotros notaremos el número de animales que ha dicho.

Al finalizar contaremos el número de animales que ha dicho, (no valen los repetidos)

Puntuación:

0-1: 0 puntos

2-3: 1 punto

4-5: 2 puntos

6-7: 3 puntos

8-9: 4 puntos

10 o más: 5 puntos

“¿Cuál es tu animal favorito’… vale, pues ahora me vas a decir todos los animales que se te ocurran”.

Número de animales.

Puntuación Total: (sobre 30).

La Puntuación Total se obtiene sumando las puntuaciones parciales de las 6 tareas.

Resultados:

Entre 27 -30 puntos: buen rendimiento

 18 y 27: normal

 16 y 18: dificultades leves

Menos de 16 puntos: dificultades severas

Si el resultado obtenido indica que tiene dificultades, puedes hacer diferentes juegos y actividades con él para ayudarle.

Velocidad de lectura y comprensión lectora.

 

La velocidad lectora permite:

  • Leer de un modo fluido, con agilidad.
  • Con precisión.
  • Haciendo las entonaciones que marca el texto: puntos, comas, interrogaciones…..

 

Es cierto que hay personas que leen muy deprisa y no comprenden lo que leen, sin embargo, si te fijas en cómo lo hacen, verás que tropiezan en alguna palabra. No hacen las entonaciones que marca el texto: puntos, comas, interrogaciones, admiraciones.

Cuando se lee muy lentamente los recursos cognitivos se emplean en descodificar, no en comprender y puede perderse el hilo de lo leído, de modo que cuando se llega al final no se recuerda la información

Cómo calcular la velocidad lectora.

 

Tiempo que el niño tarda en leer un texto, expresado en palabras leídas durante 1 minuto, (ppm).

Cálculo

  1.  Elige un texto adecuado al curso del niño.
  2. Debes tener un cronómetro.
  3. Cuando empiece a leer, ponlo en marcha. Cuando acabe, páralo.
  4. Multiplica el nº de palabras del texto por 60.
  5. Divide el resultado entre el nº de segundos que el niño tarda en leer el texto.

El resultado son las palabras leídas por minuto.

( www.juntadeandalucia.es)

Cómo saber si la velocidad del niño le permite tener comprensión lectora

 

A continuación verás los valores de la velocidad que deben tener los alumnos de 1º Primaria a  1º de Secundaria. Se trata de palabras por minuto, (ppm). Así tendrás una idea de la edad lectora de tu hijo.

CursoPercentil 25Percentil 50Percentil 75
1º de primaria 18 29 44
2º de primaria 47 65 90
3º de primaria 63 81 99
4º de primaria 87111131
5º de primaria113133153
6º de primaria105135157
1º secundaria131151167

 

 

 

 

 

 

 

(Montserrat García i Ortiz, 2016. p 38)

Actividades para mejorar la comprensión lectora

 

Como te indiqué en un punto anterior, la dislexia se diagnostica a partir de los 7 años, sin embargo, como has visto, en Educación Infantil presentan síntomas que deben alertarte.

Esa edad es ideal para comenzar a trabajar con el niño debido a que su cerebro es muy moldeable y puede mejorar y adaptarse a las exigencias del entorno haciendo que las neuronas se conecten mejor entre sí. A continuación te indico ejercicios que puedes realizar con él

Es importante que las plantees a modo de juego para que le motiven y las haga con gusto:

Para desarrollar la Conciencia Fonológica:

 

Como hemos dicho, al niño con dislexia le resulta muy difícil darse cuenta de que las palabras habladas se componen de sonidos y asignar cada uno de ellos con la letra, (grafía) que le corresponde. Se trata de la Conciencia Fonológica, en este caso las actividades siguientes le pueden ayudar:

Jugar a decir palabras con determinadas letras:

Empieza haciéndole ver que las palabras que hablamos se componen de sonidos. Lo puedes hacer pronunciando muy despacio algunas palabras, separando sus sonidos, por ejemplo:

  • ssss – ooo – llll
  • mmm – eee – sss -aaa

Comienza tú primero y a continuación lo hará él. Si no se le ocurre ninguna puedes ayudarle haciéndole observar las cosas que hay a su alrededor, o de su propio cuerpo por ejemplo:

  • nnn – aaa – rrr – iii – zzz

Jugar al «veo veo»

Este juego puede ser muy divertido si pones en la mesa un pequeño premio, por ejemplo, una gominola que podrá comerse el que más palabras diga, haciendo que gane él, pues eso le motivará y subirá su autoestima, aunque no quiere decir que siempre tenga que ganar el niño.

Cuando digáis una palabra, debéis pronunciarla muy despacio separando sus sonidos

Contar los sonidos de las palabras

Cuando veas que el niño ha entendido la dinámica del juego, podéis jugar a decir palabras y contar los sonidos que tiene. primero los pronunciaréis muy despacio para separarlos y luego los contaréis. Lo puedes hacer divertido si cantas las palabras. Puedes elegir la melodía de cualquier canción y añadirla a las palabras que trabajáis.

Trabajando la conciencia silábica:

 

Es una actividad parecida a la anterior, pero ahora se trata de separar las palabras en sílabas, dando una palmada por cada una de ellas. El procedimiento es el siguiente:

Empieza tú para que entienda la dinámica. Dí palabras y sepáralas en sílabas dando una palmada por cada una, por ejemplo:

  • ca – mi – sa
  • ven -ta -na
  • me – sa

Proponle adivinar de qué palabra se trata en la actividad siguiente:

Dile una palabra conocida por el niño omitiendo una sílaba y el niño deberá adivinar la palabra, por ejemplo:

  • pan……  lón, (pantalón)
  • ca – mi…… ta, (camiseta)

Jugar a decir palabras omitiendo una sílaba. Parecida a la anterior pero no igual. La dinámica es la siguiente. Explícale que vas decir palabras separadas en sílabas dando una palmada por cada una, como antes. A continuación la dirás omitiendo la primera sílaba, por ejemplo:

  • ca – mi – se – ta
  • …… mi – se – ta

Es importante que todas las actividades que hagas con el niño sean divertidas y lo conseguirás si las planteas como un juego y además, lo haces con sentido del humor. Puedes grabarle y luego lo veis juntos para que se dé cuenta de lo bien que lo ha hecho.

Baila y canta con él todas estas palabras, seguro que le encantará. Si te animas a poner en práctica estas actividades, te animo a que me lo cuentes qué tal te ha resultado la experiencia

Hoy terminamos aquí. Espero que este artículo te haya resultado útil. Si tienes dudas, puedes ponerte en contacto conmigo y estaré encantada de ayudarte.

Fuentes Consultadas:

 

Autora: Inés Hijosa Lorenzo 

 

Licenciada en Ciencias de la Educación, (Pedagogía)

Máster en Psicopatología del Lenguaje.

Máster en Educación Superior

Colegiada nº: 47699

correo: mihijosa@gmail.com

telf: 607265044

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

¡Llama!