Entradas

Padres y maestros están muy preocupados, con razón, por la vuelta al colegio de este curso 2020-21. Algunas de las dudas que todos nos planteamos son: ¿Cómo va a ser la vuelta al cole de este curso? ¿Cuánto va a durar la asistencia presencial? ¿Qué pasa si un niño se contagia? ¿Son seguros los colegios? ¿Tendrán que hacer gimnasia con mascarilla? ¿Podrán salir al recreo? ¿Cómo podemos preparar a los niños para esta nueva situación?

Son muchas las dudas y pocas las certidumbres. La complejidad de la situación es muy grande. Cada centro escolar tendrá que adoptar una serie de medidas y pautas que han dictando las autoridades frente al COVID-19 y que deberían ser comunes para todas las escuelas: distancia de 1,5 metros entre pupitres, obligatoriedad del uso de la mascarilla a partir de los 6 años, educación presencial hasta 2º de la ESO, 20 alumnos como máximo por clase, lavado frecuente de manos, etc.

Una de las pocas certezas que tenemos, y sobre la que hay unanimidad de opiniones, es que la educación presencial es necesaria. Diversos estudios apuntan que asistir al colegio está relacionado con sentimientos de seguridad y bienestar en niños y jóvenes, que deben socializar.

En la escuela no solo aprenden, también se relacionan con sus iguales y con los maestros, algo tan o más importante que el aprendizaje de conocimientos. Con la educación presencial los niños aprenden a respetar las diferencias, a tomar decisiones en grupo, a conocer a otros adultos con otras opiniones y otras formas de autoridad diferentes a las familiares. Todo esto desaparece en la educación online.

Diversos expertos han señalado que si los niños no acuden de forma regular al colegio y, por lo tanto, no interactúan con sus amigos, su desarrollo psicológico, social y educativo se verá afectado de manera negativa. Además, está demostrado que el aprendizaje online es menos efectivo y aumenta la desigualdad, dado que no todos los niños tienen acceso a las tecnologías adecuadas para llevarlo a cabo de forma adecuada. Puedes leer al respecto la opinión de Carolina del Olmo, filósofa, escritora y experta en crianza.

Como preparar a los niños para la vuelta al colegio

Ante este panorama, podemos preparar previamente a los niños para que su vuelta al colegio sea lo menos accidentada posible:

  • Explicarles cuál es la situación y la importancia de que extremen la precaución
  • Insistir en que mantengan medidas de higiene como: lavado frecuente de las manos, uso de gel hidroalcóholico, uso de la mascarilla siempre que sea posible
  • Aconsejarles que eviten compartir con otros compañeros comida, bebidas, material escolar y juguetes
  • Conseguir que entiendan que, si bien esta enfermedad afecta menos a los niños y adolescentes, sí que pueden ser portadores del virus y, por lo tanto, contagiar después a sus familiares: padres, tíos y abuelos, es decir, a personas de riesgo que pueden verse muy afectadas por el COVID-19

Además, como padres, debemos evitar llevarles al colegio si presentan cualquier síntoma compatible con la enfermedad.

Está claro que esta vuelta al colegio va a ser una de las más extrañas y problemáticas que se recuerdan, pero no podemos despreocuparnos del futuro de nuestros menores. Durante el confinamiento, los niños fueron quienes sufrieron las medidas más restrictivas. Esperemos que ahora, en la vuelta al colegio, se tengan en cuenta al fin sus necesidades educativas, psicológicas y sociales.