Problemas Escolares por Inés Hijosa, profesora y pedagoga especializada en dificultades de aprendizaje infantil.

Así lo defiendes del buylling:

ayudándole a desarrollar la Inteligencia Emocional

En mi anterior entrada, «¿Proteges a tu hijo del buylling?», te indicaba que los niños con una alta Inteligencia Emocional están preparados para hacer frente al acoso escolar.

 

Así lo defiendes del Buylling te hablará de cómo llevarlo a cabo.

Te hablaba además de las características que definen a los niños que tienen Inteligencia Emocional. Si recuerdas, una de ellas es:

Tener confianza en sí mismo

Y una de las cosas que ayudará al niño a tener confianza en sí mismo es El OPTIMISMO.

Hoy nos centraremos en las estrategias para desarrollar esta competencia.

¿Pero qué se entiende por optimismo?.  La Real Academia Española nos dice, «Es la propensión a ver o juzgar las cosas en su aspecto más favorable». RAE

 Martin Seligman, director del Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania,  nos dice que las personas optimistas:

  • Sufren menos de depresión.
  • Tienen más éxito escolar y laboral.
  • Son más saludables que la mayoría de las personas.

Enseñándole a ser una persona optimista le estás ayudando a ser fuerte.

¿Cómo enseñarle a ser optimista?.

Si recuerdas, en mi anterior entrada te decía que moldeas la forma de ser de tu hijo con tu forma de actuar. Eres su modelo.

Como tú resuelvas las situaciones, aprenderá a resolverlas. Si tienes un estilo muy emocional, un poco exagerado incluso, lo más seguro es que adquiera un estilo parecido.

Si te tomas las cosas con más tranquilidad, aprenderá a hacerlo también.

Te invito a que reflexiones sobre una situación que puede producirse fácilmente.

Te voy a poner un ejemplo y dos formas diferentes de actuar.

¿Con qué actuación como padre o madre te identificas más?.

Imagina que tu hijo  o hija de 10 años te ha pedido permiso para invitar a varios amigos a merendar en casa. Le dices que sí, pero con la condición de que después debe recoger todo.

Al terminar de merendar los chicos salen a jugar al fútbol y compruebas que el niño ha dejado todo como si hubiera pasado un terremoto….

¿Cómo actúas?.

Opción 1:

Te sientes disgustado porque van a venir unos amigos a casa y no tienes tiempo de arreglar las cosas. Cuando el niño vuelve, hablas con él:

– Alex, ¡nunca me haces caso!.  Te dije que la condición era que después dejaras todo ordenado. Pero claro, ¡Nunca me escuchas!.   ¡Siempre vas a lo tuyo!.

 ¡Eres un desastre!. ¡Nunca me pones las cosas fáciles!. ¡Tuve que recoger todo deprisa y corriendo!.

¡Ni por un momento piensas en mí!. Han venido unos amigos a casa. ¿Qué impresión se habrán llevado?. ¡De desastre total!. ¡Ve inmediatamente a tu habitación!. ¡Estás castigado!.

Opción 2:

Alex, dejaste la cocina hecha un desastre.

¡Estoy muy enfadado contigo!. Vinieron unos amigos a casa y tuve que recoger todo deprisa y corriendo.

Te dije 3 veces que podías invitar a tus amigos, con la condición de que después todo quedara ordenado y en su sitio. Sin embargo te fuiste a jugar al fútbol y no lo hiciste.

Como tuve que recoger todo con prisas, no tuve tiempo de arreglarme a mi gusto.

Quiero que te quedes en tu habitación durante 15 minutos y pienses en lo que has hecho. Luego quiero que me digas qué harás la próxima vez para que esto no vuelva a ocurrir.

Ahora vamos a ver lo que ha pasado en cada una de las situaciones:

Opción 1:

«Nunca me haces caso». Al hablar de esta forma das por hecho que la conducta del niño no cambiará nunca. Siempre es así y lo seguirá siendo, sin remedio. ¿No tendrá oportunidad para cambiar y mejorar?

Además estás exagerando la reacción emocional. Tu hijo se sentirá fatal, muy culpable. No estás tendiendo puentes.

¡Nunca me pones las cosas fáciles!… fíjate, si le dices eso, irá adquiriendo un autoconcepto de persona que hace la vida difícil a los demás.

¡Ve inmediatamente a tu habitación!. ¡Estás castigado!. Le pones un castigo que no es claro. Sólo conseguirás que se sienta muy culpable, fatal.  No tiene la oportunidad de hacer algo para remediar la situación. Estás cerrando la comunicación.

Esta es una forma de enfrentar las situaciones con un  estilo pesimista.

Opción 2:

¡Estoy muy enfadado contigo!. Vinieron unos amigos a casa y tuve que recoger todo deprisa y corriendo:

En este caso tu crítica es específica. Describes con exactitud cómo te sentiste, lo que ocurrió, lo que causó el problema y el efecto que tuvo. Haces que tu hijo se sienta culpable en su justa medida.

Quiero que te quedes en tu habitación durante 15 minutos y pienses en lo que has hecho:

Además le das la oportunidad de reflexionar sobre lo que ha hecho, de pensar cómo remediarlo. Abres el camino del diálogo, le estás enseñando que se habla de los problemas

En esta caso enfrentas la situación con un estilo optimista.

Reflexionar sobre el modo de interactuar con tu hijo o hija te dará la oportunidad de mejorar tus puntos débiles, (todos tenemos cosas en las que podemos mejorar).

Hay muchas maneras de desarrollar la Inteligencia Emocional del niño. Puedes hacerlo a través de actividades y juegos divertidos.

En la web de la Universidad Internacional de Valencia he encontrado una idea que me ha gustado mucho. Se trata de preparar El Tarro de las buenas noticias.

Preparar esta actividad con tu hijo le hará a pensar en las cosas buenas que suceden en su vida. Le ayudará a pensar en positivo.

Estrategia:

Entre los diferentes miembros de la familia debéis preparar un tarro vistoso o una caja.

Consigna:

Cada vez que ocurra algo especialmente bueno en la familia, (una buena nota, el nacimiento de un hermanito, un cumpleaños, etc), dependiendo de la edad del niño, lo escribirá,  hará un dibujo sobre ello o lo representará como le guste.

La idea es que lo represente como quiera y lo introduzca en el bote.

En esta actividad podéis participar todos, vosotros los padres y los hermanos si los tiene.

Podéis acordar que cada cierto tiempo cogeréis los dibujos y notas para leerlas cuando estéis todos juntos. De este modo se establecerá un diálogo para hablar de las cosas buenas que suceden en la vida.

Quiero terminar con un vídeo del programa Redes de Eduardo Punset. Se llama «Somos optimistas por naturalez».

Es un poco largo, pero si en algún momento tienes tiempo te animo a que lo veas. Es muy interesante.

¿Proteges convenientemente a tu hijo para que no se convierta en víctima del buylling?

Proteges a tu hijo si le ayudas a tener una buena Inteligencia Emocional.

En  el post El buylling. Agresores y Víctimas  te hablaba de los rasgos que suelen tener las víctimas del acoso escolar.

Te recuerdo algunas:

  • Son niños callados, inseguros, con la autoestima baja.
  • Que carecen de los recursos necesarios para enfrentarse a las agresiones de otros compañeros….

En esta entrada te voy a hablar sobre cómo tu modo de educarle va a influir en el desarrollo de sus capacidades emocionales y sociales.

En la próxima te hablaré de lo que puedes hacer para que adquiera estas competencias.

Los niños que poseen una buena inteligencia emocional:

  1. Tienen confianza en sí mismo.
  2. Saben defenderse de posibles provocaciones.
  3. Saben enfrentarse a los retos.
  4. Tienen más éxito escolar.
  5. Son felices.

Ayudándole a desarrollarla lo proteges del riesgo de convertirse en víctima del buylling.

¿Qué entendemos por Inteligencia Emocional?.

Decimos que una persona posee una buena inteligencia emocional cuando tiene:

  • Empatía.
  • Comprende sus emociones y las expresa adecuadamente.
  • Es capaz de controlar su carácter.
  • Es independiente.
  • Se adapta a las circunstancias.
  • Es capaz de resolver problemas.
  • Es persistente.
  • Cordial.
  • Amable.
  • Respeta a los demás.

 

El desarrollo de estas cualidades se produce en el seno de la familia.

Es en la familia donde el niño adquiere los hábitos, habilidades y conductas que lo acompañarán a lo largo de su vida.

Para bien o para mal, Los padres tenemos una gran influencia en el desarrollo emocional de nuestros hijos.

Por ello es importante que conozcas el estilo educativo que tienes a la hora de educar al niño.

Estilo educativo se refiere a la forma en que actúas en el día a día con tu hijo, en la toma de decisiones, en la forma de resolver los conflictos.

Los investigadores nos hablan de la enorme repercusión de las pautas de conducta que establecemos los padres en el desarrollo de la personalidad del niño.

¿Sabes qué tipo de padre o madre que eres?.

Los investigadores nos dicen que existen 4 estilos de padres. Te los señalo a continuación. Te ayudará a saber en qué estilo encajas:

  1. Autoritario.
  2. Permisivo.
  3. Negligente.
  4. Democrático.

Características de cada uno de ellos:

El padre autoritario:

  1. Establece normas rígidas sin tolerar la desobediencia hacia ellas.
  2. No dan pie a que el niño exprese sus opiniones.
  3. Da una importancia desmesurada al orden y al control.

El padre permisivo:

  1. No fija límites claros, cediendo fácilmente a los caprichos de sus hijos por miedo a que sufran.
  2. No responde claramente a la desobediencia de sus hijos: unas veces les imponen castigos desmedidos que no son capaces de mantener. Otras veces hacen como si nada hubiera pasado.
  3. Cree que los niños deben desarrollarse conforme a sus inclinaciones naturales.

El padre negligente:

  1. No se implica afectivamente con sus hijos.
  2. Abandona la tarea educativa, dedicando a sus hijos el menor tiempo posible.
  3. Con escasa motivación y capacidad de esfuerzo.
  4. Inmaduro.

El padre democrático:

  1. Equilibra el afecto, las exigencias y el control.
  2. Pone límites y los hace respetar.
  3. Flexible, afectuoso y fomenta la comunicación.
  4. Deja espacio a sus hijos para que aprendan a ser independientes, comprometiéndolos con criterios de responsabilidad hacia la familia y a los demás.
  5. Invita a sus hijos a participar en las tomas de decisiones.

Cómo influye en los hijos cada uno de los estilos:

Ambiente Familiar Autoritario:

Los niños criados en este tipo de familia suelen ser:

  • Personas con poca confianza en sí misma y dependientes de los demás.
  • Poco creativas.
  • No saben desenvolverse adecuadamente en las interacciones sociales sociales.
  • Resuelven los conflictos con agresividad e impulsividad.
  • Poco espontáneos.

Ambiente Familiar Permisivo:

Los niños criados en este ambiente suelen ser personas:

  • Que no saben controlar sus emociones.
  • No respetan las normas ni a los demás.
  • Con pocas habilidades sociales
  • Inseguras y con poca autoestima.
  • Emocionalmente inestables.
  • Poco responsables.
  • Con escaso éxito escolar.

Ambiente Familiar negligente:

Suelen ser personas:

  • Con poca competencia social.
  • Agresivos.
  • Con poco control de sus impulsos.
  • Con poca motivación y capacidad de esfuerzo.
  • Inmaduros.

Ambiente Familiar Democrático:

Suelen ser personas:

  • Con autocontrol.
  • Motivadas. Con gran competencia social.
  • Con iniciativas.
  • Alegres y espontáneos.
  • Responsables, que saben mantener sus compromisos.
  • Altruistas y solidarios
  • Saben resolver sus conflictos.

Recuerda que proteges a tu hijo contra el buylling con tu ejemplo. Viéndote actuar aprenderá a hacerlo.

Me gustaría terminar este post con un vídeo que he encontrado en el canal RS Sabenix. Nos muestra cómo nuestra forma de actuar forja la de nuestros hijos. Es impresionante

Fuentes consultadas:

Shapiro, L. E, (1997). La Inteligencia Emocional de los niños. México: Vergara Editor S. A

Jiménez, M. J, (2010). Estilos Educativos Parentales y su Implicación en Diferentes Trastornos.

Junta de Andalucía. Educación

 

 

El Bullying nos inspira temor. Nos preocupa que nuestros hijos no estén preparados para hacerle frente.

Continuamente oímos noticias de niños y jóvenes que sufren bullying sin poder soportarlo

 

El bullying es uno de los grandes problemas de nuestra sociedad actual. En las noticias este tema aparece continuamente.

En el periódico digital la razón.es, del 30 de junio de 2016, podemos leer numerosos casos muy preocupantes, puedes leerlo en el enlace que te enseño a continuación.

El acoso escolar 

aquí puedes ver las estadísticas del acoso escolar en España.

Como padre es importante que conozcas el  tema del bullying a fondo.

Este post es el primero de una serie donde te contaré todo lo que debes saber sobre el bullying:

  • Cómo reconocer los síntomas en tu hijo o hija si lo están sufriendo.
  • Lo que debes hacer en caso de que sea víctima de acoso.
  • Saber cómo le puedes ayudar a no convertirse ni en acosador ni en víctima.
  • Qué niños tienen más posibilidades de convertirse en víctimas.
  • Los programas más novedosos que se están implementando en España para prevenirlo en los centros escolares.

 En esta entrada encontrarás la siguiente información:

  • Qué es el bullying.
  • Los actores implicados en el acoso escolar.
  • Características de cada uno de ellos:
    • Las víctimas: rasgos.
    • Tipos de víctimas.
    • Los acosadores: rasgos.
  • Estrategias utilizadas por los agresores.
  • Tipos de acoso escolar.
  • Cómo saber si tu hijo sufre acoso escolar.

¿Qué es el bullying?.

Dan Olweus nos dice que cuando un alumno o grupo de alumnos intimida, hostiga y molesta a otro de un modo continuo, nos encontramos ante una situación de acoso escolar.

El alumno que sufre bullying no sabe defenderse por lo que está desvalido frente a sus agresores.

Los Actores implicados en el acoso escolar:

Según nos dice Alweus, en el bullying podemos encontrar hasta siete tipos de actores:

  • El que inicia el acoso.
  •  Los seguidores que toman parte activa en el acoso, aunque no lo inician.
  •  Los espectadores que no toman un papel activo en el bullying pero lo apoyan, (por ejemplo, riéndose ante la situación).
  • Los participantes pasivos, que ven el acoso aunque no lo apoyan.
  •  Los observadores neutrales, (no participan ni se sienten responsables de la situación). Piensan que no es asunto suyo.
  • Los posibles defensores. Desaprueban el acoso y tratan de ayudar a la víctima.
  • La víctima.

Características de cada una de ellos:

 Las víctimas. Rasgos:

Inés Irene Abril nos dice que las víctimas del acoso escolar suelen tener los siguientes rasgos en común:

  • Son niños callados, inseguros, sensibles, con autoestima baja.
  • Carecen de los recursos necesarios para enfrentarse a las agresiones verbales o físicas de otros compañeros. Cuando se producen, se muestran asustados
  • Generalmente tienen pocos amigos
  • Suelen sentirse más cómodos entre los adultos, (padres, profesores, etc, que con los compañeros de su edad).
  • Saben que son más débiles y se sienten avergonzados de ello, de no saber hacer frente a esta situación.

Tipos de víctimas:

Chicos que sufren bullying y más tarde se convierten en acosadores.

Alumnos con un carácter complicado: baja tolerancia a la frustracion. Piensan que los demás, (profesores y compañeros) están contra ellos, respondiendo con agresividad, sin importarles enfrentarse a los profesores. Esto hace que sus propios compañeros los rechacen y no tengan las simpatías de los profesores. Facilmente se convierten en las víctimas de un acoso que ellos mismos han provocado. Debido a la poca simpatía que despiertan en los demás, no suelen tener defensores. Por eso son los más vulnerables.

Los acosadores: del mismo modo, los acosadores suelen tener estas características en común:

  • Son alumnos agresivos, tanto con los profesores, (figuras de autoridad) como con el resto de alumnos. Impulsivos y con una importante necesidad de dominar a otros, de sentir que tienen el control. Pueden ser chicos inseguros y ansiosos.
  • Con baja tolerancia a la frustración. Han aprendido a resolver los problemas a través de la violencia, con dificultad para respetar las normas y los límites.
  • Se idetifican con el papel de ganador, manejando los conceptos de chivato, pelota, cobarde… términos que utilizan para justificar su conducta.
  • No reconocen el dolor ajeno.

Los investigadores nos indican que esta conducta agresiva les hace ser muy valorados por sus compañeros. Suelen ser los más populares. Además siempre cuenta con un grupo de amigos que apoya su conducta.

Tipos de acoso de escolar: Existen muchas formas de agresión:

  •  La agresión física, (empujones, romper sus objetos personales, quitárselas, golpes, patadas, arrojarle objetos…
  • Agresión verbal: motes, insultos, burlas, desafíos, bulos.
  •  Obligarle a hacer cosas en contra de su voluntad
  • Excluirle del grupo.
  • Agresión sexual, (tocamiento, comentarios obscenos, alusiones a su condición sexual…)
  •  Ciber acoso:

Para hablarte de este tipo de situación, quiero compartir contigo un vídeo que he encontrado en youtube, en el canal de Prosódia e Ensino de Ele, (que me ha parecido muy interesante). Te advierto que es fuerte, pero creo que en tres minutos resume muy bien lo tremenda que puede ser esta situación para el chico o la chica que lo vive.

Cuando el niño va mal en el colegio, debes hablar con sus profesores lo antes posible

 

No esperes a que mejore por sí mismo

 

Cuando el niño va mal es importante ayudarle desde el principio. Te indico los primeros pasos que debes dar.

Si estas preocupado por la evolución escolar de tu hijo y ves que:

  • Tarda muchísimo en hacer sus tareas.
  • Trae a casa no sólo los deberes, si no lo que no le ha dado tiempo a hacer en clase.
  • Está desmotivado, triste, sin ninguna ilusión de ir al colegio.
  • Los profesores te dicen que no se esfuerza lo suficiente, que pierde el tiempo en tonterías…..
  • Y el niño Incluso se queja de que le duele el estómago o la cabeza y que no quiere ir.

Estos son los primeros pasos que debes dar para que pueda mejorar:

  1. Lo más importante, no te sientas mal ni culpable. Esta situación no es culpa tuya. El sentimiento de culpa no nos deja pensar bien, así que si lo sientes, a la papelera con él. Seguro que estás a tiempo de que su situación mejore.
  2. Pide una cita con su tutor. Dile que quieres hablar con él o ella para tratar de ayudar al niño.
  3. Dile que hable con los demás profesores para saber si los problemas sólo se dan en su clase o sucede en todas.
  4. Habla con el niño para que te explique, desde su punto de vista, qué es lo que le pasa.
  5. Tal vez te diga, «que soy tonto», pues fracasar en los estudios les baja mucho la autoestima. Si es así, tajantemente dile que no, que juntos vais a averiguar qué está pasando para que pueda mejorar.
  6. Ponte en marcha con decisión, con seguridad. Verás cómo la situación va mejorando poco a poco.
  7. Haz una pequeña lista con las cosas que le debes preguntar, así no se te olvidará ninguna.
  8. No temas preguntar
  9. Te sugiero las siguientes cuestiones:
    1.  ¿Desde cuando va mal?.
    2. ¿En qué falla?:
    3. ¿En la comprensión lectora?.
    4. ¿No entiende las matemáticas?.
    5. ¿es que es muy lento?.
    6. ¿Se porta mal en clase y molesta a los demás?.
    7. ¿Tiene problemas de conducta?…….
  10. lo importante es que te quede muy claro en qué está fallando el niño.
  11. Pide que te digan cómo puedes ayudarle.
  12. Asegúrales que harás todo lo esté en tus manos, pero que esperas lo mismo de ello.
  13. Pregunta si el centro dispone de un Departamento de Orientación: Los alumnos con dificultades en el aprendizaje tienen derecho a que se tengan en cuenta sus necesidades. Por eso puedes solicitar que le hagan una evaluación y vean cómo le pueden ayudar.
  14. Si ves que pasado un tiempo el niño no mejora, busca la ayuda de un profesional. Insiste en el colegio pero no dejes que pase mucho tiempo. Las lagunas de conocimientos pueden hacerse muy grandes.
  15. Si buscas un profesional fuera del centro escolar, asegúrate de que hará un buen estudio y que sabe lo que hace.
  16. Debe ponerse en contacto con los profesores del niño. Así obtendrá una valiosa información.
  17. Una vez que lo haya terminado y te ha haya dado los resultados, debe reunirse con sus profesores para indicarles cómo trabajar con el niño.
  18. De nada servirá dicho estudio si no se establecen medidas que hagan cambiar la situación.
  19. Ten confianza y fe en el niño. Su tú crees en su mejoría, él también lo hará.

 

 

Quiero terminar con un vídeo muy interesante de José Ramón Gamo, (gran profesional). Nos cuenta cómo debemos relacionarnos con nuestro hijo si tiene dificultades de aprendizaje..



 Mi hijo tenía dificultades de aprendizaje

¿Te gustaría conocer los pasos que fui dando hasta que conseguí ayudarle?.

Te cuento la historia.

Mi hijo tenía 8 años y me entregaba su boletín de notas sin mirarme a la cara. Había suspendido Lengua, Inglés, Conocimiento del Medio…. debajo aparecía una nota de su tutora:

«Al niño le cuesta llevar el ritmo de la clase. Es el último en terminar sus tareas. Sus profesores dicen que se distrae continuamente….”

Al ver la carita de mi hijo me sentí mal….Yo era profesora, la orientadora del colegio. Me había dado cuenta de que el niño estaba teniendo dificultades….de hecho ya le supervisaba…..pero quería darle un tiempo….

Quiero decirte que a mis hijos nunca les gustó que les ayudara con los deberes. Yo   era mamá, no su profe.

Empecé a pensar, ¿estoy haciendo mal las cosas?. Realmente el niño tardaba mucho en hacer sus trabajos….

Hablar con su tutora no me dejó más tranquila. Toda la culpa parecía del niño:

Que no se esforzaba lo suficiente, que era muy listo, pero muy vago, que no tenía interés….Me recomendó ponerle un profesor particular.

Le pedí un poco de paciencia y ayuda, que los profesores lo tuvieran un poco más cerca, que no le pusieran tantos deberes. ¿Será el momento de ver si tiene alguna dificultad de aprendizaje?, le pregunté.

Ella me dijo:

“¡Qué dificultad va a tener!. A tu hijo no le pasa nada. Sólo es un poco vaguete. En cuanto se ponga las pilas aprobará”. ¿Qué te parece su respuesta?.

A  mí no me gustó. No podía dejar que las cosas siguieran así.

Desde ese día en cuanto el niño llegaba a casa y merendaba, me sentaba con él y le ayudaba a hacer sus tareas.

¿Sabes?, no era fácil. Además de los deberes, traía lo que no le había dado tiempo a terminar en el colegio…. imagínate…Me sentí agobiada. Trabajé todos los días con él.

Lo peor era el inglés. Tenía que estudiar de memoria un montón de palabras. Cuando las escribía, cambiaba unas letras por otras o se las comía.

Además la profesora le hacía copiar muchas veces las palabras en las que fallaba. Una tortura.

Terminaba de trabajar agotado. Y luego a la ducha, a cenar deprisa y a dormir que al día siguiente había que madrugar.

Te preguntarás si las notas del niño mejoraron….. poco, la verdad. ¿Y mejoró en el colegio?. tampoco.

Los profesores seguían quejándose de su lentitud.… y además se le veía muy triste…..

Normal…antes, cuando se acostaba   le contaba un cuento. Hablábamos. Ahora no había tiempo de nada.

¿Y sabes lo peor?. Este ritmo me agotaba y tenía menos paciencia con él. Me desesperaba su lentitud y su desgana….. le regañaba. Empecé a sentirme como una bruja.

Fui de nuevo a hablar con sus profesoras. No fue muy bien. Verás lo que les propuse para sus tareas de casa:

Que en lugar de 5 sumas, 5 restas, 5 multiplicaciones, dos problemas… fueran 2 de cada y un problema… así acabaría antes, mejoraría su autoestima por conseguir terminar….y era suficiente para repasar.

¿Sabes cuál fue su respuesta?. Que no podía ser… sería injusto para los demás…. todos tenían que ser iguales…..no se podían hacer excepciones.

Me enfadé…. ¡si mi hijo ya no estaba siendo igual que los demás!. Ellos terminaban a tiempo, él no.

Así no podíamos seguir. Había llegado el momento de ver en serio qué le pasaba. Yo evaluaba a los niños pero no debía valorar a mi hijo….podía no ser objetiva.

Busqué ayuda de profesionales. ¿Quieres saber lo que hicieron?. Una evaluación de todo esto:

Madurez, inteligencia, capacidad de atención, memoria, lectura, forma de comportarse en casa, en clase, habilidades sociales. Al cabo de unos días nos dieron los resultados.

Efectivamente tenía dificultades:  Déficit de atención sin hiperactividad e impulsividad.

Te cuento. El Déficit de Atención se puede presentar de tres formas diferentes:

  1. Predominantemente inatento
  2. Predominantemente hiperactivo – impulsivo
  3. Combinado: Déficit de Atención junto con hiperactividad e impulsividad

Mi hijo tenía el Trastorno por Déficit de Atención predominantemente inatento e impulsividad. ¿Qué implica esto?: 

Dificultad para mantener la atención durante un tiempo prolongado, (“Atención Sostenida”).

Quiero decirte que este trastorno tiene una base neurológica. Los estudios actuales dicen que un 70% de las personas que padecen este trastorno, lo han heredado……

Haciendo una reflexión, reconozco esta dificultad en algunos miembros de mi familia.

¿Existe algún área del cerebro implicado en el trastorno?.

La corteza prefrontal es uno de los cuatro lóbulos de la corteza cerebral. Está en la parte delantera del cerebro.

Se encarga de:

  1. Planificar nuestras acciones
  2. Iniciarlas
  3. Controlar si se están haciendo bien o mal y corregirlas
  4. Nos ayuda a no distraernos si aparecen otros estímulos
  5. A adaptarnos cuando cambian las circunstancias
  6. Terminar lo que empezamos

Es decir, dirige y regula nuestra conducta. Las personas con Déficit de Atención tienen dificultades en esto.

Las tareas del colegio requieren que la atención se mantenga durante mucho tiempo.

Para los niños con Déficit de Atención esto es muy difícil. Si se trata de trabajos monótonos la pierden enseguida.

Imagínate. Con las tareas que el niño tenía que hacer, escribir tantas veces las palabras equivocadas…..tantos ejercicios iguales…tan poco motivadores…

Pero además tiene impulsividad. Contesta sin reflexionar . Lo mismo le ocurre cuando hace los deberes. Ni termina de leer y ya da una respuesta…. claro, así comete muchísimos errores.

Te preguntarás qué hicimos a continuación. Lo llevamos al neuropediatra, el Doctor Fernández Jaén. Especialista en este trastorno.

¿Por qué este doctor?. Es un experto en esto. Lo conocía. Había asistido a varios talleres de formación con él. Me inspiraba mucha confianza.

Después de reconocerle, de mandarle unas pruebas y de hablar con él, nos recomendó darle un tipo de medicación para ayudarle a mantener su atención.

El Doctor me explicó que a veces este trastorno se puede controlar sin tratamiento farmacológico.

El niño no tenía un Déficit de Atención muy acusado. “Con ayuda psicopedagógica tal vez mejore. Piénsalo. Pero el tratamiento más eficaz es darle medicación y apoyo psicopedagógico”.

La medicación no cura el Déficit de Atención. Sólo ayuda a mantener la atención durante todo el período escolar.

Yo sabía el gran esfuerzo que el niño tenía que hacer cada día. Además conocía al Doctor. Me fiaba de él. Opté por probar la medicación.

Te preguntarás si no tenía miedo de los efectos secundarios. Confiaba en el médico. Esto es muy importante. Me dijo: “Tienes mi correo. Ante cualquier cosa, escríbeme y te indico qué hacer”.

Empezó con una dosis muy pequeña. Al cabo de una semana ya tomaba la dosis completa.

¿ Tuvo algún efecto secundario?. Al principio se le quitó un poco el apetito. Tardaba un poco más en dormirse. Esto duró unas cuantas semanas, no demasiadas. Pronto se acostumbró.

También nos recomendó apoyo psicopedagógico. Una terapeuta empezó a trabajar con él, Carolina . ¡Maravillosa!.

El tratamiento estaba enfocado a las dificultades de mi hijo. Era individual. Dos días en semana.

El objetivo de este tratamiento: conseguir su autonomía. Aprender a trabajar solo. Adquirir estrategias para cada situación que le resultara difícil.

Pedí una reunión con sus profesores. Les expliqué cuál era la dificultad del niño. Tomaría medicación y tendría apoyo de una especialista.

Acogieron muy bien el ofrecimiento de ayuda de Carolina.

¿Mi hijo mejoró?. Al cabo de unos meses empezamos a notar cambios positivos. Los profesores también lo notaron. Estaba más tiempo concentrado en una tarea. Se distraía menos. Conseguía terminar sus trabajos…..

Estábamos muy contentos y ¿sabes?, empezó a tener más confianza en sí mismo, su autoestima mejoró.

Tal vez te preguntes por qué yo no llevaba directamente el tratamiento de mi hijo.

Para el niño yo era mamá. No me aceptaba como profesora. Incluso protestaba cuando quería ayudarle con los deberes.

Me di cuenta enseguida de que el papel de mamá era mejor. Éramos más amigos.

Esto me ayudó a tener más deseos de aprender. A conocer bien toda la Diversidad educativa. Me impulsó a seguir estudiando.

Han pasado varios años. ¿Te gustaría saber cómo ha sido la trayectoria escolar de mi hijo?.

Tomó la medicación en cada curso escolar desde entonces. Se me quitó el recelo hacia ella.

Lo importante es tener un buen médico, un buen equipo profesional, el apoyo del colegio y estar bien orientada.

Nunca tuvo efectos secundarios serios. La medicación le ayudaba.

Su rendimiento académico fue mejorando poco a poco. Tuvo apoyo psicopedagógico dos cursos escolares.

Fue siendo consciente de sus puntos débiles. De su impulsividad, de sus despistes…. esto le ayudó a superarse.

Su autoestima mejoró mucho. Sabía que podía sacar buenas notas. Empezó a darse cuenta de que es muy inteligente. Antes se sentía torpe.

Empezó a sacar buenas notas en inglés.

Todo esto le requería mucho tiempo de estudio, no creas. Pero se dio cuenta de que podía.

Para mí ha sido muy importante sufrir con las dificultades escolares de mi hijo, ¿sabes por qué?.

  • Me enseñó a entender muy bien el dolor que los demás padres sienten cuando sus hijos no van bien en el colegio.
  • Yo sabía que mi hijo podía aprender a pesar de sus dificultades. Lo conseguimos con el tratamiento adecuado. Quería lo mismo para los padres que venían a hablar conmigo.
  • Cuando evaluaba a los alumnos, conectaba enseguida con ellos. Comprendía cómo se sentían. Lo había vivido con mi hijo. Eso les ayudaba a sentirse cómodos.
  • Me impulsó a estudiar la diversidad educativa, a prepararme mejor. Estudiar y aprender sin sufrir está al alcance de todos.

Quiero terminar esta historia arrancándote una sonrisa y un sentimiento positivo si te ha pasa o algo parecido. Es importante que sepas lo siguiente:

  1. Las dificultades escolares existen, es verdad, pero se pueden abordar. A pesar de ellas nuestros hijos pueden desarrollar todo su potencial.
  2. Como te dije antes, lo importante es estar bien orientado/a, saber qué debes hacer, a dónde acudir. Y sobre todo, sentirte apoyado/a.
  3. Nunca pienses que tienes la culpa. Ese sentimiento no es bueno. No nos deja pensar bien.. Los padres hacemos lo que sabemos y lo que no sabemos, lo podemos aprender.

¿Has vivido alguna situación parecida a la que yo viví con mi hijo?. Si es así, ¿te apetece compartirla?

Me ha gustado este vídeo donde se habla de la huella que los profesores imprimimos en nuestros alumnos, de cómo podemos sacar lo mejor de ellos mismos. Espero que te guste.

¿Quién tiene la culpa del fracaso escolar de nuestros hijos?, es algo que me pregunto a menudo.

A menudo me he preguntado por qué hay tantos niños y adolescentes con fracaso escolar y si somos los padres quienes tenemos que asumirlo, encontrar la solución.

Si tenemos que aceptar que nos digan “tu hijo/a es un poco “vaguete” y que tiene que ponerse las pilas, como a veces hacen sus profesores.

Todas estas preguntas me han asaltado en diferentes ocasiones:

Como madre de un hijo que al empezar primaria tuvo problemas en algunas materias.

Como orientadora, al poner encima de al mesa las dificultades de algún alumno y encontrar el rechazo de algunos profesores. Ellos no veían la necesidad de tener una atención más especial con él……

El 20 de abril de 2015, podíamos leer la siguiente noticia en El Mundo Digital.

España es líder de la Unión Europea en fracaso escolar, con una tasa del 21,9% de jóvenes entre 18 y 24 años que han abandonado prematuramente el sistema educativo, habiendo completado como mucho el primer ciclo de secundaria. Este porcentaje duplica la media comunitaria, (11,1%) y que está todavía muy lejos del objetivo para España de reducir el abandono escolar al 15% de aquí al 2020, según un informe publicado este lunes por la oficina estadística de la UE, Eurostat.

El Diario El Confidencial online publicaba la siguiente noticia:

España es el país de la UE con mayor cantidad de jóvenes que ni estudian ni trabajan. El porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan, conocidos como “nis-nis”, de edades comprendidas entre los 15 y 29, es el mayor de la UE.

Me pregunto por qué sucede esto. ¿De quién es la culpa?, ¿de los profesores?, ¿de los centros educativos?, ¿de nosotros los padres?.

A los centros educativos y a los docentes se les exigen formas de enseñar innovadoras sin recibir la formación y el apoyo adecuado. Se les pide que motiven a los alumnos sin conocer las estrategias para ello.

Y nosotros los padres… confiamos en los centros educativos, en los profesores de nuestros hijos que no disponen de los conocimientos suficientes para satisfacer nuestras demandas. Tendremos que encontar una solución.

Es importante que los padres conozcamos qué le está sucediendo a nuestro hijo o hija cuando le vemos desmotivado o a punto de tirar la toalla. Cuando se tira horas delente de los libros o simplemente, cuando pasa de hacer sus tareas.

¿Quizá estamos exigiendo que estos niños tengan un rendimiento por encima de sus posibilidades?.

Si es verdad que España es el país de la Unión Europea con la tasa de fracaso escolar más alta, es evidente que algo estamos haciendo mal.

Cuando algún niño o adolescente no alcanza los objetivos propuestos, algo está sucediendo, no basta con decir: “tiene que ponerse las pilas”. Hay que ver dónde se encuentra el problema.

¿Qué crees que debemos pedir a los centros educativos para que ningún alumno tenga fracaso escolar?, ¿coincides con mis propuestas o añadirías alguna más?:

  1. Que den la formación adecuada a sus profesores sobre cómo aprenden los niños,. Así podrán ajustar las programaciones a las características individuales de los alumnos.
  2. Que aprendan a identificar sus fortalezas y debilidades para lograr que desarrollen todo su potencial.
  3. Que los formen en metodologías de enseñanza motivadoras, para despertar su curiosidad y los emocione.
  4. Que no intenten enseñar a todos los alumnos por igual. Cada uno tiene una forma especial de aprender.

¿Te animas a dejar un comentario dando tu punto de vista?.

Quiero terminar esta reflexión con un vídeo del programa REDES, muy interesante. Se llama “Por qué los niños se aburren en la escuela”.

https://www.youtube.com/watch?v=eEqF_1aXUw4