el niño impulsivo

El niño impulsivo no sabe controlar sus emociones

Suele actuar sin pensar y es impaciente

 

Se frustra fácilmente, lo que puede  hacer que se muestre agresivo

 

La impulsividad puede estar asociada al TDAH, (trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).

El TDAH junto a la impulsividad incrementa las dificultades que pueden tener estos niños.

Su poca paciencia y su alto nivel de frustración, pueden hacer de él un niño difícil.

 

Esta entrada forma parte de TDAH en niños. Guía para padres  donde encontrarás lo necesario para entender el trastorno. Además aprenderás a reconocerlo en el niño. Te dejo el enlace por si quieres empezar por el principio.

 

En esta entrada te hablaré de los problemas de conducta que puede tener el niño impulsivo y de los principios que debes tener en cuenta si quieres que su conducta mejore. Si quieres que se porte mejor, debes tenerlos en cuenta.

 

Características del niño impulsivo:

  • Al niño impulsivo le cuesta controlar sus emociones.
  • Suele responder antes de pensar qué le están preguntando.
  • Cuando se enfada se descontrola fácilmente.
  • Puede decir cosas de las que más tarde se arrepiente.
  • No piensa en las consecuencias de sus actos.
  • No perdona fácilmente.
  • Y a menudo tiene problemas de conducta.

Si quieres saber cómo identificarlo, puedes entrar en:

El niño hiperactivo con problemas de conducta

 

Encontrarás una guía que te permitirá reconocer el trastorno.

Qué problemas puede causar la impulsividad.

La impulsividad es algo que el niño no puede controlar.

Puede causarle grandes problemas:

  • En casa y en el colegio por no saber controlar su comportamiento.
  • Con sus amigos, pues suele ser muy mandón.
  • En su rendimiento académico: entre otras cosas, responde sin pensar.

La impulsividad ligada al TDAH. Aparecen los problemas de conducta.

  • Puede enfadarse por cualquier cosa.
  • Contestar de malos modos.
  • Desafiar con la mirada o con su postura.
  • Resistirse a obedecer.
  • Puede levantar la mano contra su madre o su padre.
  • Echar la culpa a los demás de lo que hace él.
  • Ser rencoroso.
  • Mentir a menudo.
  • Puede ser cruel con sus hermanos o amigos.

¿Reconoces alguno de estos comportamientos?.

Si es así, te estarás preguntando qué puedes hacer para mejorar la conducta de tu hijo impulsivo.

Los principios básicos para mejorar la conducta del niño.

Si tu hijo tiene problemas de conducta que no sabes gestionar:

Debes tener en cuenta algo importante.

Que el niño mejore, no depende sólo de él. También depende de ti.

Antes de seguir leyendo, te invito a hacer una reflexión.

Para ello debes contestar a tres preguntas:

  • ¿Crees que manejas bien tus emociones cuando haces ver a tu hijo sus errores?.
  • ¿O te dejas llevar por el enfado y te descontrolas?.
  • Si se trata de un adolescente, ¿escuchas sus razones cuando se salta las normas?.

 

El País Digital publicó un artículo muy interesante El difícil diálogo entre padres e hijos

Si has respondido a alguna de esas preguntas debes plantearte cambiar tu forma de relacionarte con él. Recuerda que eres el espejo donde  tu hijo se mira. No puedes pedirle que no te falte al respeto si cuando te enfadas tú lo haces.

No pretendas que no se exalte si tú te exaltas fácilmente.

Si utilizas palabrotas cuando te enfadas, no le pidas que no lo haga.

Reglas importantes.

  1. Si su mala conducta acaba con tu paciencia, elige lo que deseas conseguir.
  2. No reacciones, actúa.
  3. Actúa, no te quejes.

¿Qué quieres decir esto?. Te lo explico paso a paso:

 

Elige lo que deseas conseguir:

No discutas con él por discutir. No intentes desahogarte. Piensa fríamente:

¿Qué quieres cambiar?:

¿Que obedezca a la primera?.

¿Que haga las tareas del colegio sin tener que perseguirlo?.

¿Mejorar la relación con sus hermanos?…

 

Haz una lista y elige sólo una conducta. Será más fácil preparar las estrategias. Tendrás éxito y te animará a seguir adelante.

No cambiarás la conducta del niño de la noche a la mañana.

Para conseguirlo, tendrás que ser constante y aplicar el programa que te indico hasta ver resultados.

 

Actúa, no reacciones:

No intentes razonar con él cuando veas que ha perdido los papeles.

Cuando el niño impulsivo se descontrola, su cerebro pensante se desconecta. Entra en acción el cerebro primitivo y busca a alguien con quien desahogarse. No entres en su juego. Déjale espacio alejándote de él. Cuando se calme acércate a él y dile qué consecuencia tendrá.

 

Proporciona consecuencias inmediatas al buen o mal comportamiento.

Deberás aplicar las estrategias en el mismo momento en que se produzca la conducta.

Si lo dejas para más tarde, ya no tendrá sentido.

 

Que tu respuesta a su mal comportamiento sea consistente.

El niño impulsivo no es fácil de llevar. Puede acabar muy pronto con tu paciencia. Esto puede hacer que en un momento le pongas un castigo tremendo, pero te des cuenta de que te has pasado y se lo levantes.

O que ante la misma conducta, otro día quieras hacerlo mejor, y no le digas nada.

Si actúas así, el niño no sabrá qué consecuencias tienen sus conductas.

Te pongo un ejemplo:

Imagina que el fuego un día te quema.

Al día siguiente te hace cosquillas.

Otro día te vuelve a quemar….

¿Crees que así vas a aprender que el fuego quema?.

Pues lo mismo sucede con la conducta del niño. Siempre debe tener las mismas consecuencias.

 

Antes de castigar a tu hijo impulsivo, premia sus momentos tranquilos.

Quizá te sorprenda que te diga esto.

Si castigas por costumbre a tu hijo cuando se porta mal y no premias sus momentos buenos, tus castigos irán perdiendo fuerza. No conseguirás que se porte mejor.

Hoy terminamos aquí.

Si tienes alguna duda, no dejes de consultarme. Te ayudaré a comprender el problema.

Autora: Inés Hijosa Lorenzo 

Inés Hijosa

Pedagoga especializada en Dificultades de Aprendizaje.

Licenciada en Ciencias de la Educación.

Máster en Psicopatología del Lenguaje.

Máster en Educación Superior

Colegiada nº: 47699

correo:mihijosa@gmail.com

telf: 607265044

Fuentes Consultadas:

Barkley. R. A. (2014). Hijos Desafiantes y Rebeldes. Consejos para recuperar el afecto y lograr una mejor relación con su hijo. Barcelona: Paidós

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *