comprensión lectora

 Aprender a leer se encuentra al alcance de todos

Aprender a leer bien  quizá no tanto.

 

 

Aprender a leer y hacerlo bien no es sólo saber qué significan las palabras, si no:

  • Comprender el mensaje que nos quiere transmitir el autor.
  • Ser capaces de imaginar diferentes finales.
  • Pronosticar lo que puede a suceder a continuación.
  • Asimilar la información y poder resumirla en pocas palabras.
  • Explicarla a los demás de qué va lo leído, sin cambiar la idea original….

La neurociencia nos dice que el cerebro de los niños está programado para aprender a hablar.

Sin embargo no lo está para aprender a leer.

«Aprender a leer requiere reorganizarlo, prepararlo».

Dice el profesor Puentes, en el Congreso Mundial de Lecto-escritura celebrado en Valencia en el año 2000.

Su ponencia es muy interesante. Te dejo el enlace por si deseas leerla.

Congreso Mundial de lecto-escritura

Parece fácil aprender a leer.

Pero cuando un alumno no va bien en los estudios, debes comprobar si tiene un nivel de lectura.

Ten en cuenta que para aprender es necesario leer.

¡Pero Cuidado!. Esta comprobación puede engañarte cuando no profundizas.

Debes aprender a comprobarlo.

Contenidos que encontrarás en esta entrada:

  1. Así aprendemos a leer.
  2. Qué son y para qué sirven las dos rutas de lectura: fonológica y léxica
  3.  Cómo saber si el niño es un buen lector analizando su lectura y su escritura.
  4. La velocidad lectora. ¿Por qué es importante?
  5. Cómo calcular la velocidad lectora.
  6. Cómo saber si la velocidad lectora del niño es adecuada.
  7. ¿Qué es la dislexia?.
  8. Impacto de las dificultades de lectura en el niño.
  9. Cómo conseguir que un niño con problemas de lectura consiga aprender a leer bien.

 

  1. Así aprendemos a leer:
Esto es lo que hacemos para aprender a leer

Puedes ayudarle a leer mejor entendiendo este proceso

Observa la cantidad de cosas que hacemos para aprender a leer.

1º Nos inventamos las letras.

2º Decidimos que cada una se llame de una forma y suene de otra:

La m se llama «eme» pero suena «mmm», por ejemplo.

3ª Que se dibujen de izquierda a derecha.

4º Que cada una represente a un sonido de nuestro lenguaje.

De este modo cuando aprendemos a leer tenemos que:

Recordar cómo se dibuja cada letra y cómo suena cada una.

Tener una buena memoria visual y auditiva para poder recordarlo

♦ Para llegar a memorizar el nombre de las letras, recordar cómo suenan y se dibujan hemos utilizado:

  1. La percepción visual para reconocerlas y no confundir unas letras con otras.
  2. La memoria visual que nos permite saber de qué letra se trata cuando la vemos.
  3. Nuestra memoria auditiva, para recordar su sonido.

Una vez memorizadas las letras, las tenemos que unir para ir formando las palabras:

Si juntamos:  l – a    m – e – s – a

Somos capaces de leer la palabra  «mesa», por ejemplo.

2. Qué son y para qué sirven las dos rutas de lectura:

Al principio, cuando aprendemos a leer, lo hacemos despacio pues vamos recordando cómo suena cada letra.

Y al leer despacio se dice que estamos «descodificando».

Nos encontramos en el primer estadio de lectura que recibe el nombre de: Ruta Fonológica.

Es la que utilizan los niños que están iniciando este aprendizaje.

A medida que van leyendo más, memorizan las palabras más frecuentes.

Cuando se las encuentran ya no tienen que descodificarlas.

El cerebro las reconoce como reconoce la imagen en una foto y puede leerlas de golpe.

Cuando esto sucede se dice que el niño ha desarrollado la 2ª Ruta de Lectura. La Ruta Léxica.

Para ser un buen lector necesitamos las dos rutas de lectura:

♦ La Fonológica para poder leer las palabras desconocidas.

♦ La Léxica para leer con velocidad.

Muchos alumnos no han adquirido la Ruta Léxica a pesar de encontrarse en cursos altos.

Al leer siguen haciéndolo despacio para descodificar.

Y todos los recursos de su inteligencia se emplean en esta tarea perdiendo en comprensión.

3. Cómo saber si el niño es un buen lector analizando su lectura y su escritura.

Debes observar:

1º Cómo lee:

Elige un texto adecuado a su edad. Puedes utilizar uno de sus libros del colegio.

Pon atención mientras lee y anota:

  • ¿Lee las palabras de un golpe, con fluidez?.
  • ¿Las parte?:

(ej. La frase » si no me ayuda peor para usted» ¿la lee fluidamente?.

¿O por el contrario lo hace con esta lentitud?: «si    no     me    ayuda    peor    para    usted»

  • ¿Hace regresiones? es decir, ¿vuelve a empezar de nuevo?:

 (ej. «mi co colegio)

  • ¿Cambia algunos sonidos por otros, inventándose lo que pone?:

(ej. lee «miero x miedo»)

  • ¿Al leer va descodificando?. Puedes darte cuenta de esto si al leer tropieza en algún sonido.

Si lo hace, se para donde no corresponde:

(ej. «Co      nocen el fue      go pero desco      nocen…»)

  • ¿Se para en los puntos, en las comas cuando se las encuentra o lee todo junto?.

Para comprender los mensajes escritos es necesario respetar estos signos.

  • Cuando encuentra interrogaciones y admiraciones, ¿hace las entonaciones adecuadas?.
  • Cuando le haces preguntas sobre lo leído, ¿responde correctamente?.
    • Teniendo en cuenta que no deben ser preguntas directas que sólo requieran recordar:

(ej. pregunta: ¿A dónde fue María?, respuesta: «a su casa»).

Deben hacerle pensar, deducir.

  • Recuerda: ¿Le costó aprender a leer?.

Observa:

2º Cómo escribe:

Mira sus cuadernos de trabajo y observa:

  • ¿Tiene faltas de ortografía?. Fíjate en ellas:
    • ¿Se trata de errores como cambiar b por v, uso de h, g/j, etc?
    • ¿Sabe cuando se escribe con  c y con  z?
    • ¿Con c y con q?, (ej. escribir ceso x queso).
  • ¿Tiene buena letra?.
  • Si no es así, ¿se entiende lo que escribe?
  • ¿Junta palabras que deben ir separadas?. (ej. «Mihermano se llama Carlos»).
  • ¿Separa palabras y la añade a la siguiente?, (ej. «la zana horiapequeña»).

4. La velocidad lectora, ¿por qué es importante?

Para comprender lo que leemos es necesario:

  • Leer de un modo fluido, con agilidad.
  • Con precisión
  • Haciendo las entonaciones que marca el texto: puntos, comas, interrogaciones…..

Cuando se lee muy lentamente:

  • Los recursos cognitivos se emplean en descodificar, no en comprender.
  • Puede perderse el hilo de lo que se lee.
  • No se asimilan los contenidos que nos ofrece el texto.
  • Por lo que no pueden recordarlo más tarde.

5. Cómo calcular la velocidad lectora.

Tiempo que el niño tarda en leer un texto, expresado`en palabras leídas durante 1 minuto, (ppm).

Cálculo: 

  1. Elige un texto adecuado al curso del niño.
  2. Debes tener un cronómetro.
  3. Cuando empiece a leer, ponlo en marcha. Cuando acabe, páralo.
  4. Multiplica el nº de palabras del texto por 60.
  5. Divide el resultado entre el nº de segundos que el niño tarda en leer el texto.

El resultado son las palabras leídas por minuto.

( www.juntadeandalucia.es)

6. Cómo saber si la velocidad lectora del niño es la adecuada.

A continuación verás los valores de la velocidad que deben tener los alumnos de 1º Primaria a  1º de Secundaria.

Se trata de palabras por minuto, (ppm). Así tendrás una idea de la edad lectora de tu hijo.

Curso Percentil 25 Percentil 50 Percentil 75
1º de primaria 18 29 44
2º de primaria 47 65 90
3º de primaria 63 81 99
4º de primaria 87 111 131
5º de primaria 113 133 153
6º de primaria 105 135 157
1º secundaria 131 151 167

(Montserrat García i Ortiz, 2016. p 38)

¿Qué son los percentiles?.

Te lo explico con un ejemplo:

Si el niño se sitúa en el percentil 25: el 75% de los alumnos de su curso tienen un rendimiento mayor.

Cuando se sitúa en el percentil 50: se encuentra en la media esperada para su nivel escolar.

Si se trata del percentil 75: se encuentra entre el 25% de alumnos con mayor rendimiento.

Para conocer la edad lectora del niño, compara el resultado obtenido con la tabla anterior.

Una vez que hayas terminado este pequeño examen, repasa los errores encontrados.

¿Has respondido afirmativamente a más de 2 ó 3 preguntas?.

Fíjate dónde se producen los errores. ¿En la lectura?, ¿sólo en la escritura?, ¿en ambas?.

Si es así, probablemente tiene problemas de lectura. Debes consultar a un profesional.

Con una sencilla prueba sabrás si tiene dislexia y en qué grado. Saberlo es la mejor forma de ayudarlo.

7. ¿Qué es la dislexia?

En la entrada que te indico a continuación encontrarás una amplia información del trastorno

 Manual completo de dislexia para padres

Te invito a leerla si quieres aprender más sobre ello.

la causa de las dificultades de lectura

No se conoce conoce con exactitud la causa de la dislexia, a pesar de lo mucho que se ha investigado sobre ello.

Los científicos nos hablan de un posible problema en el desarrollo de ciertas regiones del cerebro.

«En el cerebro del disléxico se observan masas neuronales que señalan un desarrollo anómalo.

Por culpa de esa anomalía, tal vez de origen genético, las zonas cerebrales de la lectura sufren una organización defectuosa», (www.asandis.org).

Puedes leer un artículo muy interesante sobre el cerebro disléxico en el siguiente enlace:

Hallazgos en los cerebros disléxicos

8. Impacto de las dificultades de lectura en el niño.

Para entender cómo afecta emocionalmente la dislexia, debes tener en cuenta:

♦ Un niño con dificultades de lectura no asimila bien los conocimientos.

♦ Suele pensarse que no se esfuerza lo suficiente.

♦ Sufren los desprecios de sus compañeros.

♦ Son etiquetados como niños «vagos».

♦ Se les exige más de lo que pueden dar.

♦ Como no conocen la causa de sus dificultades, se consideran «torpes».

Como consecuencia de esto, pueden presentar:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Baja autoestima.
  • Angustia.
  • Irritabilidad.
  • Falta de concentración.
  • Rabia…

Esta presión les puede repercutir a nivel físico, manifestando:

  • Dolores de estómago.
  • Taquicardia.
  • Dificultad para dormir y para levantarse por las mañanas.
  • Continuos dolores de cabeza.
  • Fatiga.
  • Alergias…

9. Ideas para que un niño con problemas de lectura consiga aprender a leer bien.

  1. Elige un libro que despierte su interés:
  2. Observar lo que le gusta hacer cuando tiene tiempo, te ayudará a escoger bien el tema.
  3. Cada día reserva un tiempo para leérselo:
  4. Dale vida al texto. Léelo como si fueras un actor de cine.
  5. Intenta dejarlo en un punto interesante para continuar el próximo día.
  6. Proporciónale un lector. Se trata de dispositivos capaces de leer pdf y ebooks.

Te presento unos cuantos de la empresa Rehasoft. En internet los puedes encontrar gratuitos.

Lectores de libros y documentos  que le ayudarán a aprender a leer

 Debes permitirle utilizar este tipo de ayuda si el niño lo necesita.

Le ayudará a leer mejor.

Los niños disléxicos pueden aprender utilizando las estrategias adecuadas.

Existen programas informáticos, sencillos de manejar, que ayudan mucho: los lectores como claroread

Aquí te dejo el enlace para que puedas conocerlo claroread

Y si no es disléxico, saber en qué proceso está fallando es importante para ayudarle a mejorar.

Deseo que estos sencillos trucos te hayan resultado útiles.

Si los pones en práctica y te apetece contar cómo te te ha resultado, será estupendo

Autora: Inés Hijosa Lorenzo 

Inés Hijosa

Licenciada en Ciencias de la Educación. Máster en Psicopatología del Lenguaje.

Máster en Educación Superior

Colegiada nº: 47699

correo:mihijosa@gmail.com

telf: 607265044

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *