Trastornos del Lenguaje. Cómo ayudar al niño (I)

Publicado por

Publicado en 10 junio, 2018

Los trastornos del lenguaje tienen un gran impacto en la vida del niño

Pero tú puedes ayudarle a mejorar su forma de comunicarse

 

 

Introducción

Trastornos del lenguaje

 

Los Trastornos del lenguaje se refieren a niños que no hablan a la edad esperada sin que exista una causa para ello:

  • Oyen bien.
  • Su inteligencia es adecuada.
  • Carecen de problemas emocionales.
  • Su entorno favorece el desarrollo de la comunicación.

Somos seres sociales. Necesitamos de los demás, interactuar con ellos y lo hacemos expresando nuestras intenciones, deseos y pensamientos. Para ello utilizamos el lenguaje.

Según la Real Academia Española EL LENGUAJE  es el conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente. Además de lo anterior, el lenguaje nos permite:

  • Estructurar nuestros pensamientos.
  • Regular la conducta
  • Acceder a la información, a la cultura.

No es lo mismo hablar de trastornos del lenguaje que de trastornos del habla. En el segundo caso nos referimos a la dificultad para producir correctamente los sonidos de las palabras o tartamudear.

Hoy hablaremos de los primeros.

Los trastornos del lenguaje producen una gran frustración en los niños que lo padecen. No poder expresar lo que piensan, lo que desean, pueden hacerles tener problemas de conducta.

Los expertos nos dicen que el 40-60% de los niños con trastornos del lenguaje en Educación Infantil, los siguen padeciendo cuando son mayores. Los niños con trastornos del lenguaje tienen problemas para aprender a leer bien.

Es importante que tengas claro cómo se produce el desarrollo normal del lenguaje. Así podrás valorar si tu hijo o hija lo está adquiriendo bien.

Mi objetivo de hoy es doble:

  • Que al terminar de leer este artículo sepas cuando debes alarmarte por la forma de comunicarse de tu hijo.
  • Y conozcas estrategias para ayudarle a mejorar.

Todas las estrategias que te voy a indicar podrás utilizarlas con cualquier niño que no tenga un buen desarrollo del lenguaje.

Contenidos que encontrarás en esta entrada:

  1. Qué necesita el niño para adquirir lenguaje.
  2. Cómo se desarrolla el lenguaje cuando no hay problemas.
  3. Qué son los Trastornos del Lenguaje.
  4. Síntomas de los Trastornos del lenguaje según el DSM 5.
  5. Cuándo debes preocuparte.
  6. Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo para comunicarse mejor: Estrategias.

1. Qué necesita el niño para adquirir lenguaje.

Lo normal es que el niño aprenda a hablar de un modo natural, sin que sus padres tengan que hacer algo especial. Pero para que esto ocurra es necesario:

  • Oír bien para que pueda captar el lenguaje de los que le rodean y aprenderlo.
  • Que su cerebro  esté bien desarrollado para poder descodificar lo que oye y ordenar a los órganos articulatorios que produzcan el lenguaje.
  • Discriminar correctamente los sonidos que componen las palabras.
  • Respirar sin problemas, pues cuando hablamos utilizamos el aire que tenemos en los pulmones.
  • Que su lengua se mueva con soltura en todas direcciones para poder producir las palabras.

Y que las personas de su entorno interactúen con él. El niño va a aprender a comunicarse en la relación diaria con los demás

los trastornos del lenguaje en el niño

2. Cómo se desarrolla el lenguaje cuando no hay problemas.

El desarrollo del lenguaje se relaciona con el desarrollo cognitivo.

Hablamos de dos períodos:

Prelingüístico, (desde el nacimiento hasta los 18 – 24 meses):

En los tres primeros meses se establece la relación entre la madre y el niño. Esta cubre sus necesidades:

Lo mantiene limpio, lo alimenta. Al hacerlo, habla con él, utilizando frases cortas, sencillas, exagerando la entonación, repitiendo las mismas palabras. Sin darse cuenta le está enseñando a hablar.

Alrededor de los seis meses, el niño comienza a jugar con los sonidos. Aparecen los laleos y balbuceos.

Al final de este período será capaz de decir sus primeras palabras

ESTADIO EDAD COMPORTAMIENTO
1 0-8 semanas Sonidos vegetativos, reflejos, llanto y agitación
2 8-20 Arrullos y risas. Sonidos consonantes nasales. El niño llora menos y controla mejor los sonidos que produce
3 16-30 Juego vocal.  Creciente control de los mecanismos del habla. Inicio de la secuenciación de sonidos
4 25-50 El niño interacciona con el adulto produciendo vocalizaciones
5 9-18 meses Aparecen las primeras palabras

Lingüístico, (desde los 2 hasta los 5- 7 años):

Al final de esta etapa el niño ha adquirido completamente el lenguaje. Según Piaget, a nivel cognitivo, es capaz de crear imágenes mentales para cada uno de los objetos de su entorno, es decir, los representa.

En esta etapa:

  • El niño relaciona la palabra con el el objeto que la representa.
  • Comprende algunas palabras y órdenes simples: “enséñame los ojos”, “¿Dónde está mamá?”.
  • Se sienta sin ayuda.

Aparece el egocentrismo: no es capaz de tener en cuenta otros puntos de vista, sólo el suyo.

Adquiere el juego simbólico: jugar a “hacer como si”. Es decir, juega imitando situaciones de la vida real.

Los trastornos del lenguaje tienen un gran impacto en la vida del niño

Esto le permite:

  • Desarrollar su empatía al ponerse en  la “piel” de otras personas.
  • Comprender el mundo que le rodea.
  • Ampliar su lenguaje.

Entre los 2 y los 4 años surge la edad del ¿Por qué?.

 18 meses:

  • Aprende a coger las cosas y a soltarlas. Camina precipitadamente y sabe sentarse en una silla prácticamente sin ayuda.
  • Baja las escaleras sentado.
  • Su vocabulario se va ampliando, (más de tres palabras y menos de 50).
  • Reconoce las partes de su cuerpo.
  • Si se le muestran los dibujos de una lámina, es capaz de mantener por un par de minutos, la atención.
  • La comprensión progresa rápidamente y habla utilizando una palabra para expresar una idea, (holofrase).
  • Le gusta jugar con las personas que le rodean: pedir, dar, abrazar, saludar…

A los 24 meses:

Desarrollo cognitivo y trastornos del lenguaje

  • Corre y sube y baja las escaleras utilizando un solo pie.
  • Comienza a controlar esfínteres durante el día.
  • Une palabras para formar frases.
  • Tiene un vocabulario de unas 50 palabras de objetos que le son familiares.
  • Comprende verbos como “¡Ven!”, “¡Siéntate!”, “¡Quieto!”. “Dame tu osito”.
  • Aparecen las ecolalias, (repite las palabras que oye).
  • Muestra interés por comunicar.
  • Habla de sí mismo en 3ª persona.

30 meses:

  • Puede saltar con los dos pies.
  • Se mantiene a la pata coja durante unos segundos.
  • Sabe andar de puntillas durante un ratito.
  • Salta desde una silla.
  • Su vocabulario se va ampliando y se enfada si los adultos no le entienden.
  • Comprende todo lo que se le dice.
  • Cuando habla, sus frases son de 3 ó 4 palabras.
  • Empieza a utilizar palabras abstractas.
  • Sabe decir si es niño o niña.
  • Dice su nombre y su apellido y comienza a usar la palabra “yo”

Tres años:

  • Le gusta contar las cosas que han pasado..
  • Su vocabulario es de unas 1000 palabras y habla con frases correctas.
  • Sabe andar de puntillas.
  • Correr con suavidad, aumentando y disminuyendo su velocidad.
  • Sube las escaleras alternando los pies.
  • Puede montar en triciclo.

A los 4 años:

  • Sabe saltar una cuerda.
  • Saltar sobre su pie derecho.
  • Caminar siguiendo una línea.

A los 5 años  su lenguaje es correcto, con gran vocabulario.

3. Qué son los trastornos del lenguaje.

Se refieren a los niños que no hablan a la edad esperada sin que exista una causa que lo justifique: oyen bien. Su inteligencia es adecuada. No tienen problemas emocionales y su entorno favorece el desarrollo de la comunicación.

A principios del siglo veinte se describen los primeros casos de niños con síntomas parecidos a los que presentaban los adultos que habían sufrido lesiones en el cerebro, (afásicos). Sin embargo estos niños no habían tenido sufrido ninguna.

Este trastorno recibió el nombre de disfasia del desarrollo. Actualmente se ha sustituido por el de Trastornos del lenguaje.

Para diagnosticarlo utilizamos los criterios del DSM 5, manual recomendado por la Asociación americana de psiquiatría para identificar los trastornos del neurodesarrollo.

En la última revisión del DSM 5, los trastornos del lenguaje se engloban dentro de un bloque nuevo: los trastornos de la Comunicación

4. Síntomas de los trastornos del lenguaje según el DSM 5.

Trastornos del lenguaje en el DSM %

Trastorno del lenguaje se refiere a dificultades persistentes en la adquisición y uso del lenguaje en todas sus modalidades, (hablado, escrito, lenguaje de signos u otro).

Síntomas:

Deficiencias en la compresión o la producción que incluyen:

  • Vocabulario reducido, (conocimiento y uso de las palabras).
  • Estructura gramatical limitada, (capacidad para situar las palabras y las terminaciones de palabras juntas para formar frases basándose en reglas gramaticales y morfológicas).
  • Deterioro del discurso, (capacidad para usar vocabulario y conectar frases para explicar un tema o una serie de sucesos o tener una conversación).
  • Las capacidades de lenguaje están, desde un punto de vista cuantificable, por debajo de lo esperado para la edad.
  • Limitaciones funcionales en la comunicación eficaz, la participación social, los logros académicos o el desempeño laboral, de forma individual o en cualquier combinación.
  • El inicio de los síntomas se produce en las primeras fases del desarrollo.
  • Las dificultades no se pueden atribuir a un deterioro auditivo o sensorial, a una disfunción motora o a otra afección médica o neurológica y no se explica mejor por una discapacidad intelectual o retraso global del desarrollo.

5. Cuándo debes preocuparte.

Síntomas del trastorno del lenguaje

De 0 a 6 meses:

  • El bebé no presta atención al rostro del adulto.
  • Los sonidos del entorno no parecen interesarle.
  • Cuando quieres jugar con él a juegos del tipo cucú, no participa.
  • Las cosquillas no le hacen reaccionar.
  • No canturrea, (no emite sonidos ni gorjeos cuando está solo o cuando juegas con él).

Desde los 7 meses al año.

  • No anticipa las rutinas, como la comida o el paseo
  • El niño no muestra interés por comunicarse a través de la mirada, los gestos o vocalizando.
  • Observas que no imita los gestos y acciones con los juguetes cuando lo haces tú.
  • No responde a su nombre.
  • No utiliza una o dos palabras para nombrar objetos, (mamá, papá, no, agua), (lo normal es que no las diga con claridad).

Desde el año al año y medio.

Cuando quiere algo no lo señala.

No sabe decir adiós o saludar con gestos.

Parece no entender las órdenes y palabras sencillas.

Año y medio a dos años:

Sólo sabe decir “papá” y “mamá”. El resto son palabras ininteligibles.

No comprende el “no”.

No tiene juego simbólico, (no juega a hacer lo que ve en mamá o papá).

Cuando necesita o quiere algo, no recurre a los adultos.

Dos a tres años:

Su vocabulario se limita a unas cuantas palabras.

No sabe decir su nombre, su edad o si es niño o niña.

No parece interesado en comunicarse.

Tiene dificultad para comprender los estados de ánimo de los demás.

Tres a cuatro años:

Habla utilizando oraciones de sólo dos palabras.

Los otros niños no despiertan su interés.

No saluda ni dice adiós .

Tiene dificultad para mantener una conversación.

Cuando habla omite sílabas.

Tiene dificultades para describir los acontecimientos o decir lo que está ocurriendo.

De cuatro a cinco años.

Presenta dificultades para comprender las reglas del juego.

No comprende frases largas o de significado abstracto.

Su forma de hablar es ininteligible pues no pronuncia muchos sonidos.

No hace preguntas.

Cinco años

No sabe mantener una conversación.

Sigue hablando con frases sencillas. No utiliza frases compuestas.

No describe los objetos.

6. Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a comunicarse mejor.

La Asociación ASTRAPACE ha publicado una guía que puedes encontrar en el centro DELETREA. Está dirigida a los padres que tienen hijos con poco desarrollo del lenguaje. Las ideas que te presento aquí las he tomado de ellos.

Hoy te presentaré estrategias que tienen los objetivos siguientes:

  • Establecer un vínculo de apego bueno con tu bebé.
  • Despertar su interés por el entorno.

Cómo mejorar los trastoornos del lenguaje

Cuando las pongas en práctica debes estar atenta a:

  • Cualquier señal comunicativa que emita el niño para comunicarse o llamar tu atención:
    • Expresiones faciales.
    • Llanto.
    • Mirada.
    • Sonidos.
    • Expresiones corporales…).

Así te comunica sus deseos y necesidades.

Dale tiempo para que se exprese, espera observando, tranquilizando, jugando.

Actividades:

  • Aprovecha las ocasiones en que el bebé llora. Entonces dale masajes en la espalda o en el estómago, suavemente,  para tranquilizarlo.
    • Háblale dulcemente mientras lo haces. Así asociará el mensaje verbal tranquilizador con su bienestar físico.
  • Aprovecha todas las oportunidades para hablarle en un tono dulce y suave:
    • cuando come, en el baño, al vestirle… Sonríele cuando lo haces.
  • Cuando lo cojas en brazos, colócalo de forma que pueda verte la cara mientras le hablas o juegas con él.
  • Mírale cuando le hablas o le sonríes y haz que te mire.  Mantén su mirada.
  • Dale la oportunidad de responder cuando hables con él. Debes estar atento pues él puede hacerlo con un sonido, una sonrisa, o un llanto.

 

  • Cuando le hables hazlo con entonaciones distintas: de alegría, tristeza, de interrogación….
  • Exagera las vocales y varía el volumen. Recuerda hacer pausas largas para que el niño pueda responderte.
  • Acompaña lo que le dices con gestos apropiados de tu cara.
  • No lo tengas siempre en la misma habitación aislado. Pon música suave a un lado y a otro del niño.
  • Tómalo en brazos y háblale mucho. Deja que sus hermanos o primos, tíos y abuelos hagan lo mismo.
  • Llévalo de paseo a diferentes ambientes: el jardín, la calle, supermercado….

 

  • Cuando tengas su cara frente a la suya, coge una de sus manos y da una palmadita en tu cara, Muestra sorpresa. También puedes frotar tu rostro con las manos del niño mientras le hablas.
  • La hora de la comida puede ser un momento especial:
    • Centra su atención cuando le des de comer y sonríele cuando te mire.
    • Cuéntale lo que le das para comer, (¡Qué rico el puré!. ¿Quieres un poquito más?).
  • Juega con él a hacerle cosquillas, balancéalo.
  • Escóndete detrás de un pañuelo y aparece de repente mientras dices “cu – cú”, para provocar su risa.
  • Juega a los “cinco lobitos”, a “palmas palmitas”…

Hoy terminamos aquí. Deseo que te te haya resultado útil. Si tienes cualquier duda, no dejes de escribirme y preguntarme. Estaré encantada de orientarte.

Autora: Inés Hijosa Lorenzo

Inés Hijosa

Pedagoga especializada en Dificultades de Aprendizaje.

Licenciada en Ciencias de la Educación.

Máster en Psicopatología del Lenguaje.

Máster en Educación Superior

Colegiada nº: 47699

correo:mihijosa@gmail.com

telf: 607265044

Fuentes Consultadas:

Celdrán Clares, Z. B. Trastornos de la Comunicación y el Lenguaje. En C. Clares. Murcia

Vives, M. M, (2008). Trastornos del desarrollo del Lenguaje y la Comunicación. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona

N. F Sánchez Polo, L. G, (2010): Preparados. Listos. Ya!. Murcia: FEAPS

Monfort, M. (2001). Niños con un déficit semántico pragmático. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología. 188-194



  1. Alejandra
    10 agosto, 2018 at 12:05 am

    Mi hijo no cuenta lo q hace o cuando le preguntan, le cuesta mucho mantener un pequeño dialogo. Tiene mucho vocabulario, conoce los sonidos, expresa sus sentimientos, pero noto q le cuesta comunicarse como otros niños de su edad. Cumplio tres años

    1. Inés Hijosa
      10 agosto, 2018 at 4:48 pm

      Hola Alejandra. Si lo deseas podemos hablar por teléfono, así podrás contarme con más detalle las características de tu hijo. Puedes llamarme al teléfono: 607265044

      Si lo prefieres puedes escribirme por correo a: mihijosa@gmail.com

      Cualquiera de las dos formas me ayudará a orientarte mejor

      Con cariño

      Inés

AÑADIR COMENTARIO